Saltar al contenido

Los Guerreros del Arcoíris

Los Guerreros del Arcoíris

Si te gustó comparte!

Los Guerreros del Arcoíris

Había una anciana, de la tribu “Cree”, llamada “Eyes of Fire” (Ojos de fuego), que profetizó que un día, debido a la codicia del hombre blanco o Yo-ne-gis, llegaría un momento, cuando los peces mueran en los arroyos, los pájaros caigan del aire, las aguas se ennegrezcan y los árboles se reduzcan, la humanidad, como la conocemos, dejaría de existir.

Llegará el tiempo en que habremos de necesitar a “los que preservan las tradiciones, las leyendas, los rituales, los mitos y todas las viejas costumbres de los pueblos” para que ellos nos muestren cómo recuperar la salud, la armonía y el respeto a nuestros semejantes.

Ellos serán la clave para la supervivencia de la humanidad, y serán conocidos como “Los Guerreros del Arco Iris”.

Estos Guerreros del Arco Iris proporcionarán a la gente los principios y reglas para hacer una vida acorde con el mundo. Estos principios serán los mismos principios que seguían los pueblos del pasado.

 

Los Guerreros del Arco Iris le enseñarán a la gente los viejos hábitos de la unidad, del amor y de la comprensión.

Y enseñarán por los cinco rincones de la Tierra como alcanzar la armonía entre las personas. Le enseñarán a la gente cómo orar al Gran Espíritu de la misma manera como lo hacían los pueblos del pasado, dejando que el amor fluya como las hermosas corrientes que descienden de las montañas, por cauces que las llevan a unirse con el océano mismo de la vida. Y una vez más renacerá la alegría de estar en compañía, como también en la soledad. Estarán libres de envidias mezquinas, y amarán a sus semejantes como a sus hermanos, sin importar el color de su piel, su raza o su religión. Sentirán cómo la felicidad inunda sus corazones mientras se vuelven cada uno con el resto de la creación.

 

Sus corazones serán puros e irradiarán calidez, comprensión y respeto por la humanidad, por la naturaleza y por el Gran Espíritu.

Y sus hijos nuevamente podrán correr libres y disfrutar los tesoros de la Naturaleza y de la Madre Tierra, libres de venenos y de la destrucción generada por el Yo-ne-gi y sus prácticas codiciosas. Los ríos fluirán limpios otra vez, los bosques serán abundantes y llenos de hermosura, y otra vez habrá aves y animales sin número. Nuevamente se respetarán los poderes del planeta y de los animales, y la conservación de todas las cosas bellas se convertirá en una forma de vivir.

 

Los líderes de los pueblos volverán a ser elegidos a la vieja usanza…

no por el grupo político al que pertenezcan, ni porque griten más fuerte o presuman más, tampoco por un proceso de intercambio de insultos o acusaciones mutuas; serán elegidos aquellos cuyas acciones digan más que sus palabras. Serán elegidos como líderes o Jefes aquellos que den muestras de su amor, su sabiduría y su valor, que hayan sido capaces de actuar por el bien de todos. Serán elegidos por sus cualidades, no por la cantidad de su dinero que poseen. Y al igual que los Jefes devotos y considerados de la antigüedad, usarán su amor para entender a la gente y para asegurarse de que sus niños y jóvenes sean educados en el amor, en el trabajo y en el conocimiento de su entorno. Les mostrarán que los milagros pueden hacerse realidad para curar a este mundo de todos sus males, devolverle la salud y la belleza que antes tuvo.

 

Las tareas de estos “Guerreros del Arco Iris” son muchas y grandiosas. 

Habrá montañas terroríficas de ignorancia para conquistar y encontrarán prejuicios y odio. Deben ser dedicados, inquebrantables en su fuerza y ​​fuertes de corazón. Encontrarán corazones y mentes dispuestos que los seguirán en este camino de devolver a la “Madre Tierra” la belleza y la abundancia, una vez más.

Llegará el día, no está lejos. El día en que veremos cómo debemos nuestra existencia a las personas de todas las tribus que han mantenido su cultura y herencia. Aquellos que han mantenido vivos los rituales, historias, leyendas y mitos. Será con este conocimiento, el conocimiento que han conservado, que volveremos nuevamente a la “armonía” con la Naturaleza, la Madre Tierra y la humanidad. Será con este conocimiento que encontraremos nuestra “Clave para la supervivencia”.

 

Esta es la historia de los “Guerreros del arco iris” y esta debería ser razón suficiente para proteger la cultura, el patrimonio y el conocimiento de nuestros antepasados. Sé que el día del que habló “Ojos de Fuego” – ¡vendrá! Quiero que mis hijos y nietos estén preparados para aceptar esta tarea. La tarea de ser uno de los …….. “Guerreros del arco iris”.

 

Si te gustó comparte!

shares