Saltar al contenido
El Sendero del Chaman

La Bendición de la oscuridad

La oscuridad es siempre una buena oportunidad para reconocer que es lo que trae luz a nuestras vidas…

Los momentos de oscuridad, más que ser una simple desgracia, son realmente como bendiciones para nosotros, porque nos orientan en qué dirección debemos seguir.
Cuando pasamos por momentos difíciles en la vida (de oscuridad e incertidumbre) a menudo nos volvemos inseguros y con miedo de lo viene más delante. Estos primeros períodos oscuros en realidad pueden ser escabrosos, pero cuando nos atrevemos a mirarlos con más detenimiento, nos daremos cuenta de la gran importancia que tienen para nosotros, ya que cuando todo está oscuro, es más fácil poder reconocer las cosas que traen la luz a nuestras vidas.

Descubriendo la luz en nuestros momentos oscuros

Los momentos de oscuridad llevan consigo momentos altamente reveladores, porque «desaparecen» a todas las personas, cosas e incluso circunstancias de las que no necesitamos realmente, pero que algunas veces insistimos en mantener en nuestras vidas, y dan luz a todo aquello que debemos aprender a valorar, porque hacen nuestras vidas más hermosas y completas.

Por más que todos tengamos preferencia por los buenos momentos, sí, aquellos en que la vida es más colorida y las sonrisas son más frecuentes, no podemos dejar de valorar las fases de gran dificultad, ya que precisamente son estas fases difíciles que nos muestran las cosas que necesitan ser cambiadas y las que debemos mantener como están.

Los momentos de oscuridad son realmente «una bendición», ya que nos hacen ir hacia nuestro interior y buscar esa luz que nos indique en la dirección que debemos seguir para encontrar la fuerza que nos permitirá hacer los cambios necesarios en nuestro rumbo para encontrar la felicidad y la paz.

Encontrar la calma en nuestro momento de oscuridad

Es muy importante también que evaluamos detenidamente nuestra luz y nuestra oscuridad en los momentos de dificultad, por que muchas veces nos da por alejar a algunas personas en nuestra vida ya que creemos que nos han fallado porque no les importa lo que nos está pasando, sin embargo muchas veces es porque no saben cuál es la mejor manera de acercarse a nosotros en estos momentos o porque lo que nos está pasando resuena tanto dentro de ellos mismos, que los paraliza para extendernos la mano.

Una de las lecciones más importantes que podemos aprender en nuestros momentos de oscuridad es a «cómo poder ser una luz en las vidas de otras personas, a través de la empatía, la atención y el amor», e incluso cuando estamos en nuestra peor fase, poder abrir nuestro corazón para recibir a los que necesitan de nuestro apoyo, aunque su luz esté apagada para nosotros.

Nuestras vidas están hechas de luz y de momentos oscuros, y estamos constantemente aprendiendo de todos ellos. Todas nuestras fuentes de luz en los momentos de oscuridad son esenciales para guiarnos en nuestro camino, pero los puntos apagados también son una gran fuente de crecimiento, porque nos permiten poner en práctica todos aquellos sentimientos que nos ennoblecen: la bondad, gentileza y empatía.

Por lo tanto, es siempre buena idea estar alerta de lo que trae luz a nuestras vidas, pero sin olvidarte de qué, fueron todos aquellos puntos de oscuridad los que fueron fuente para ayudarte a encenderlos!

¡Bendiciones!