Saltar al contenido
El Sendero del Chaman

Aguila TOTEM

Águila TOTEM

TOTEM – EL AGUILA

El águila es un tótem que se da en casi todo el planeta. El águila es un animal espiritual importante en multitud de culturas, desde Oriente a Occidente. Las águilas tienen siempre en cualquier cultura un significado noble y de gran importancia.

El águila es símbolo de la altura, representación del espíritu del Sol, y del principio espiritual. La vida del águila transcurre a pleno sol, es por tanto un animal solar, por lo que se considera como esencialmente luminosa y participa de los elementos aire y fuego. Como se identifica con el sol y la idea de la actividad masculina, fecundante de la naturaleza materna, el águila simboliza también el padre. El águila se caracteriza además por su vuelo intrépido, su rapidez y familiaridad con el trueno y el fuego. Posee, pues, el ritmo de la nobleza heroica.

El Águila es el más sagrado de los animales de casi cualquier chamán de cualquier tradición, Inca, Sioux, Maya, Dakota, Cheyenne, Azteca, Mexica, y un largo etcétera. El Águila es el signo en sí del chamanismo. Los chamanes Incas, cuando estan en su primer nivel de aprendizaje, son considerados Papachahuitas (“Aguiluchos”) Águila tiene para ellos la lecciones más especiales de todas.

El águila puede llegar a vivir incluso hasta los setenta años. Pero para llegar a esa edad, más o menos cuando a partir de los 40 años, tiene que tomar una seria y difícil decisión.

A los cuarenta años, sus uñas se vuelven tan largas y débiles que no puede sujetar a las presas que caza, y de las cuales se alimenta. El pico, alargado y en punta, se le curva demasiado y ya tampoco le sirve. Sus alas están ya envejecidas pues le han crecido demasiado sus plumas, y volar se vuelve muy difícil.

En ese momento, sólo tiene dos alternativas: abandonarse y morir, o enfrentarse a un doloroso proceso de renovación que le llevará más de 6 meses

El águila vuela a lo alto de una montaña y se refugia en un nido próximo a un paredón donde no necesita volar y se sienta más protegida. Una vez encontrado el lugar adecuado, el águila comienza a golpear la roca con el pico hasta arrancárselo. Luego espera que le nazca un nuevo pico con el cual podrá arrancar sus viejas uñas inservibles. Cuando las nuevas uñas comienzan a crecer, ella desprende una a una sus viejas y sobrecrecidas plumas.

Y es así que después de todos esos largos y dolorosos meses de heridas, cicatrizaciones y crecimiento, logra realizar su famoso vuelo de renovación, renacimiento y festejo para vivir otros treinta años más. Valiosa enseñanza la del águila, ¿no? El sacrificio y la autopurificación tienen su premio siempre. Pues el águila, al igual que el ave Fénix, vuelve renovada y vigorosa al mundo.

 

Lectura recomendada: El Renacimiento de un Águila

 

Regresar a la lista de LOS ANIMALES DE PODER