Saltar al contenido
El Sendero del Chaman

Foca TOTEM

Foca TOTEM

TOTEM – FOCA Y LEON MARINO

Focas y Leones marinos habitan en los polos de nuestro planeta. Son un tótem importante entre los esquimales que habitan esas zonas.

La foca tiene el sentido del olfato fuertemente desarrollado y con él reconoce a sus crías, que están entre cientos de otras crías, pues focas y leones marinos viven en grupos grandes. Viven en grupo; todas emigran juntas y también se alimentan entre sí. Focas y leones marinos son animales altamente sociales.

Las focas y leones marinos no son capaces de caminar, sino que utilizan la fuerza de sus aletas delanteras para arrastrarse por el suelo y el hielo. La Foca puede ayudarnos en momentos de adversidad o de lucha. Su aparición nos sirve como recordatorio de que tenemos fuerza para levantarnos y continuar hacia nuestro objetivo.

La Foca o León marino nos trae, además, protección durante los cambios y durante el sueño, y nos regala sueños lúcidos. Es también un símbolo de imaginación, creatividad, de protección frente al peligro, de movimiento a través de las emociones, y de voz interior. En lugar de tener orejas, las focas tienen pequeñas aberturas. Esto nos sugiere su profunda afinidad con su propia voz interior y su maestría en mostrarnos el camino hacia la nuestra. Nuestros sueños se harán más intensos y significativos.

Las focas y leones marinos pasan gran parte de sus vidas en el mar, pero dan a luz en tierra. El mar y el agua siempre representan el mundo de las emociones. Son animales que se mueven a través de sus emociones, pero también son espíritus terrenales, y eso da solidez a su mente. Nos traen la capacidad de equilibrar nuestra parte racional y material con la emotividad; de saber diferenciar entre la realidad y lo emotivo para estar equilibrado y ser feliz.

Durante la temporada de apareamiento, los machos pueden participar en batallas extremadamente salvajes de breve duración y ser juguetón y divertido a continuación.
Las focas tienen la agilidad necesaria para pasar de la ira a la calma.

Las Focas son , también, un símbolo de nuestro yo sensual. Nos ayuda a recuperar nuestra conexión con nuestros ritmos internos profundos, nuestros sentimientos y nuestra sabiduría interior- representada por el mar-.

La Foca puede aparecer ante nosotros cuando tenemos miedo de ahogarnos en los problemas de la vida. Es buena nadadora y sabe cómo fluir con la corriente en constante cambio; nos recuerda que debemos dejarnos fluir. De ese modo los sentimientos negativos como preocupación, miedo y ansiedad se alejarán de nuestras mentes. La Foca nos ayudará a encontrar y mantener nuestro punto de equilibrio.

El agua, que es donde se mueven focas y leones marinos casi siempre, es un elemento creativo y simboliza la imaginación y la intuición femenina. Hay que prestar atención a la creatividad y a las visiones interiores – en el estado de vigilia y en el tiempo de sueño-. La Foca o León marino nos puede mostrar cómo desarrollar y enfocar nuestra imaginación.

Las focas nadan por debajo y por encima del agua; tienen la capacidad de experimentar tanto en el interior y como en el exterior. Nos enseñan cómo escuchar y descubrir los misterios más profundos de nuestra verdadera naturaleza. Las Focas son guardianes de la sabiduría y nos revelan lo que está escondido en lo profundo de nosotros mismos enseñándonos la manera de integrar nuestra imaginación con el poder de razonamiento . Esto nos aporta equilibrio y armonía en todos los niveles.

Foca es tan elegante y hermosa en el agua que nos transmite la capacidad de sentirnos felices en nuestros cuerpos, a la vez que nos descubre nuestra belleza interior.

La Foca es el guardián de la sabiduría y nos muestra lo que está escondido en lo profundo de nosotros mismos. Su enseñanza es la plena integración entre nuestra creatividad e imaginación y nuestra conciencia e intelecto. Focas y leones marinos nos regalan equilibrio y armonía en nuestra vida en todos los niveles. Nos aportan también intuición y clarividencia en los sueños.

 

Regresar a la lista de LOS ANIMALES DE PODER