Saltar al contenido
El Sendero del Chaman

Los Arcángeles y el Árbol de la vida

Los Arcángeles y el Árbol de la vida

Los Arcángeles y el árbol de la vida

La Cabalá es un sistema esotérico que fue creado para la obtención del conocimiento sobre Dios. La palabra cabala viene del hebreo y significa «aquello que es recibido». La Cabalá se derivó de una tradición oral llamada Mercava, que se remonta al siglo I d. C., relacionada con la contemplación del divino trono o el carruaje (Merkaba).

En algún momento entre los siglos III y VI, surgió un libro llamado Sefer yetzirah o Libro de la Formación. Este libro enseñaba que la creación ocurrió cuando diez emanaciones llamadas Sefiroth se mezclaron con las 22 letras del alfabeto hebreo.

Ellas fueron llamadas: 32 Caminos de la Sabiduría Secreta y, juntas, forman lo que se conoce como Árbol de la Vida.

Y sorprendentemente, ese simple diagrama logra simbolizar todo el Universo.

El Árbol de la Vida

El Árbol de la Vida consiste en diez sefiroth, o esferas, con 22 líneas o senderos que las ligan. «Sefiroth» (o «sefirah», en singular) viene de una palabra hebrea que significa zafiro; se presume que ella ha sido elegida para demostrar la gloria y la radiación de Dios. Las diez esferas representan estados del ser, mientras que las 22 líneas, conocidas como senderos simbolizan estados de iluminación.

La simbología del árbol de la vida gradualmente evolucionó y se desarrolló a lo largo de los siglos, apareciendo por primera vez en su forma definitiva en 1652.

El árbol tiene tres pilares.

En el lado izquierdo queda el Pilar de la Severidad, que es pasivo y negativo por naturaleza, representado a través de Binah, Geburah y Hod.

A la derecha, está el Pilar de la Misericordia, que es positivo y activo.   Está formado por Chokmah, Chesed y Netzach.

El pilar central es el camino del medio, o del equilibrio. Él representa un camino a lo largo de la vida que reconoce los de los extremos, pero se niega a entregarse a uno de ellos. Kether, Tiphareth, Yesod  y Malkuth.

Los Sefiroth

Cada sefirah tiene un conjunto particular de asociaciones:

1 – Kether, la corona.

  • Arcángel: Metatrón, ángel de la presencia.
  • El mundo angélico más elevado: Dios.
  • Planeta Urano.
  • Zodiaco: Acuario.
  • Piedra: Diamante.

2 – Chokmah, sabiduría.

Arcángel: Raziel, heraldo de Dios.

El mundo angélico más elevado: serafines.

Planeta: Plutón.

Zodiaco: Escorpio.

Piedra: turquesa.

El gran padre.


3 – Binah, comprensión/entendimiento.

Arcángel: Tzaphquiel, (ángel de la memoria cósmica).

El mundo angélico más elevado: querubín.

Planeta: neptuno.

Zodiaco: piscis.

Piedra: perla.

La gran madre.


4 – Chesed, misericordia.

Arcángel: Zadquiel, justicia de Dios. Ángel de la piedad.

Mundo angélico más elevado: tronos.

Planeta: júpiter.

Zodiaco: sagitario.

Piedra: zafiro.


5 – Geburah, fuerza/severidad.

Arcángel: Camael, el que ve a Dios.

Mundo angélico más elevado: dominios.

Planeta: marte.

Zodiaco: Aries.

Piedra: rubí.


6 – Tifareth, belleza.

Arcángel Rafael, el sanador de Dios.

El mundo angélico más elevado: virtudes.

Planeta: sol.

Zodiaco: león.

Piedra: topacio.


7 – Netzach, victoria.

Arcángel: Haniel, gracia y placer de Dios.

El mundo angélico más elevado: poderes.

Planeta: Venus.

Zodiaco: tauro y libra.

Piedra: Esmeralda.


8 – Hod, esplendor/majestad.

Arcángel: Miguel. El espejo de Dios.

Mundo angélico más elevado: principados.

Planeta: mercurio.

Zodiaco: géminis y virgo.

Piedra: opalo.


9 – Yesod, fundamento.

Arcángel: Gabriel, fuerza de Dios.

El mundo angélico más elevado: arcángeles.

Planeta: luna.

Zodiaco: cáncer.

Piedra: cuarzo.


10 – Malkuth, reino.

Arcángel: Sandalfon, príncipe del mundo en la tierra.

El mundo angélico más elevado: ángeles.

Planeta: saturno.

Zodiaco: capricornio.

Piedra: cristal de roca.


Existe un onceavo Sephirot, que se encuentra de forma invisible debajo de Kether, esté Sephirah recibe el nombre de Daath, y representa la conciencia, la divinidad interior del ser.

Estos Senderos son fases de la conciencia subjetiva, las Sendas o Gradas (del latín Gradus, Escalón) por las que pasa el alma en su realización del Cosmos…

Miranda Martins