Saltar al contenido
El Sendero del Chaman

Amistad: los lazos que unen nuestra existencia

A lo largo de nuestra existencia, construimos muchas amistades.
Algunas amistades duran solo unos años y otras pueden durar toda la vida.
Pero hay un punto esencial en el que todos podemos estar de acuerdo, ya sea que seas una persona social o una persona introvertida:

La calidad importa sobre la cantidad.

Para muchas personas es mejor tener dos o tres amigos reales que muchas relaciones superficiales con varias personas. La esencia misma de su amistad se basa en una conexión de alma a alma, con conversaciones significativas, transparencia, lealtad, confianza y amor.

Las amistades no se miden por la cantidad de eventos que asisten juntos, sino por la cantidad de experiencias significativas que comparten.

El día en que hagamos un balance de nuestras vidas, por lo general, las personas con las que hayamos formado una amistad superficial tendrán poca importancia. Sólo “unas pocas personas muy especiales” han logrado dejar un rastro permanente … ¿Cuantas amistades como estas, se te vienen ahora a la mente?

4 cosas que los verdaderos amigos hacen el uno por el otro

1) Los verdaderos amigos comparten tus problemas.

Los verdaderos amigos no te hacen sentir incómodo o avergonzado cuando te encuentras en tu estado más vulnerable. Este es un buen ejemplo si es que algún día realmente quieres tener un buen amigo: prepárate para interesarte en todas las dimensiones de la otra persona mientras le permites sentirse completamente a gusto con sus propias debilidades y vulnerabilidad.

Muchas descripciones sobre los mejores amigos muestran risas y felicidad compartidas.
Y aunque la felicidad es la función principal de una buena amistad, observa quienes se quedan a tu lado cuando empiezas a fallar, y no tienes nada más que ofrecer: más que a ti.

La vida es una multitud de sentimientos, y la diferencia entre los amigos verdaderos y falsos es que los verdaderos se sienten lo suficientemente preocupados como para quedarse, escucharse y apoyarse mutuamente cuando la vida comienza a jugarnos una mala racha.

2) Los verdaderos amigos encuentran tiempo para ti.

Los verdaderos amigos se toman el tiempo para frecuentarse a pesar de sus horarios “ocupados”. No importa si están abrumados por sus propias vidas, te aprecian lo suficiente como para tomarse el tiempo de verte. Aquellos que no te valoran lo suficiente como para perder el tiempo probablemente no valgan la pena. Una persona que valora tu amistad tanto como tu la de esa persona, siempre te pondrá en la cima de sus prioridades.

3) Los verdaderos amigos te ayudan a mantener los pies en el suelo.

Los verdaderos amigos te ayudan a mantener los pies en el suelo cuando comienzas a perder el equilibrio y te alejas de tu ser más elevado. Si sienten que estás en una caída libre, que eres imprudente o que estás empezando a desarrollar malos hábitos emocional y físicamente, harán lo que este en sus manos para volver a ponerte sobre los rieles y no termines por descarrilarte.

Y si esa persona es realmente tu amiga, apreciará tu honestidad y tomará tus palabras como una oportunidad para cuestionarse a sí misma.

Todos tenemos cosas en las que debemos trabajar y mejorar, y las personas que merecen un lugar especial en tu vida te recuerdan quién eres realmente. Sabes que estás en una buena amistad cuando ambos pueden ser totalmente honestos y transparentes entre sí sin temor a nada.

4) Los verdaderos amigos te dan permiso para ser tú mismo.

Energéticamente, los verdaderos amigos te dan permiso para ser tú mismo y expresarte plenamente. No te juzgan y no intentan convertirte en una persona para su beneficio. Un amigo ficticio es alguien que quiere que tu cambies para que no lo avergüences en público por ser excéntrico, o que piense que estar con él en reuniones sociales podría comprometer su imagen.

Si alguien está constantemente tratando de presionarte para que seas una persona diferente a ti, entonces es probable que lo haga por razones egoístas. Quiere aprovecharse de ti. Sin embargo, un verdadero amigo estará a tu lado, incluso si hay elementos de tu personalidad que podrían mejorarse.

La vida es demasiado corta para pasar tiempo con personas que no son conscientes de su valor y que solo son tus amigos para mejorar sus propias vidas.

La vida también es demasiado corta como para evitar disfrutar de las amistades que ya tienes. Si tienes la suerte de tener una o más amistades reales en tu vida, ¡¡manténlas cerca de ti!!.

Un día, lo único que más te importará es la calidad de las relaciones significativas que has tenido con las personas que te importaron…

Porque estas personas son lo que hace que la vida valga la pena.