Saltar al contenido
El Sendero del Chaman

Mereces el amor que siempre intentas darle a los demás

Mereces el amor que siempre intentas ofrecer a los demás, el mismo afecto sincero, desinteresado y genuino . Sin embargo, lo que ofrecemos no siempre se nos devuelve de la misma manera, con la misma intensidad y calidad. La vida no es un boomerang. Lo que das no siempre vuelve. Incluso en este caso, rara vez dejamos de intentar ofrecer lo mejor a los demás.

Todos hemos escuchado, en un momento u otro, que para atraer a alguien, tienes que hacer cosas «buenas» para esa persona. Comenzamos toda esta dinámica para ofrecer los detalles, los favores, las preferencias, los regalos, los complementos más variados … Sabemos que el afecto se gana con atención pero, a veces, no vemos los límites de estos actos.

Y no estamos hablando solo del proceso «de justicia». El mundo está lleno de personas que dan sin límites, perfiles que desconocen el hecho de que dar el alma completa sin recibir nada a cambio es un costo enorme. Estas son personas que se involucran con otros con cada parte de su ser, pensando que esta inversión vale la pena, y más que eso, que hasta vale todo el oro del mundo. Sin embargo, en el ámbito emocional, los sacrificios extremos no siempre son buenos. Dejan atrás y dañan gravemente nuestra integridad psicológica y emocional.

«Mereces un amor que te quiera despeinada, con todo y las razones que te levantan de prisa, con todo y los demonios que no te dejan dormir. Mereces un amor que te haga sentir segura, que pueda comerse al mundo si camina de tu mano, que sienta que tus abrazos van perfectos con su piel. Mereces un amor que quiera bailar contigo, que visite el paraíso cada vez que mira tus ojos, y que no se aburra nunca de leer tus expresiones. Mereces un amor que te escuche cuando cantas, que te apoye en tus ridículos, que respete que eres libre, que te acompañe en tu vuelo, que no le asuste caer. Mereces un amor que se lleve las mentiras, que te traiga la ilusión, el café y la poesía.»

Frida Kahlo

Te mereces un amor genuino, no un desdibujado sustituto.

Las cosas que cuidamos prosperan. Lo vemos con nuestras plantas, cuando las ponemos al sol, las regamos, les quitamos sus hojas secas y las colocamos en macetas más grandes para que extiendan sus raíces. La atención, la preocupación y el cariño nos hacen crecer. El jardinero se preocupa por sus plantas, sí. Pero no hay que olvidar que también el propio jardinero necesita atención. Este es un pequeño detalle que a menudo olvidamos.

Hay personas que pasan años ofreciendo un amor resplandeciente, con un gran conjunto de atenciones y emociones. Pero estos no siempre vuelven a ellos con la misma carga positiva. Son personas que, de cierta manera, se limitan a aceptar un amor banal, un sustituto que, en lugar de alimentarlos, los envenena. Pero no importa, lo aceptan una y otra vez. Si ahora nos preguntamos qué explica este comportamiento o que hace permanezcamos en relaciones no recíprocas, la respuesta es mucho más compleja de lo que podemos creer.

Podríamos hablar de autoestima, pero es más complicado que eso. Cuando estas personas realizan terapia, lo primero que llama la atención de los expertos es el flujo de diálogo interno de estos pacientes . Cuando les pedimos que nos hablen sobre sí mismos y se definan, podemos escuchar cosas como » Soy el segundo de mis hermanos y tú sabes, es difícil, a nadie le importan … » Soy un vendedor o secretario, tuve que empezar a trabajar muy temprano y no pude estudiar, dejé un montón de sueños detrás de mí … «

A menudo vemos vidas truncadas . Suponemos una aceptación resignada y el sentimiento de que en el fondo, estas personas consideran que merecen esta realidad de claroscuro. Aceptan relaciones que en realidad no les dan felicidad porque no se sienten capaces de aspirar a algo mejor. Según ellos, la vida siempre los ha colocado en el segundo lugar: por lo tanto, deben aceptar lo que está sucediendo.

Sin embargo, lo que es excepcional es que pueden dar todo a quienes forman parte de sus vidas. Ofrecer amor y atención en su más alta calidad, es su mayor habilidad. Sin eso, se sentirían aún más frustrados.

Date a ti lo que necesitas

Te mereces el amor que das a los demás. Pensar que no es un acto de egoísmo sino de integridad, de dignidad personal. Ya ha ma sido un jardinero durante mucho tiempo, el único arquitecto de relaciones donde has colocado los pilares, el hormigón, las paredes. Solo prestas atención a que el techo no se derrumbe, que el amor es seguro. Pero estás afuera y el frío te está quemando.

Mereces el amor con el que siempre has soñado, el que aún no percibes. Como dijimos al principio, la vida no es un boomerang. No siempre encontramos lo que hemos lanzado en el aire o en los corazones de los demás. El boomerang a menudo se queda a medio camino o ni siquiera comienza su camino de regreso. Entonces, deja ya de esperar por una reciprocidad que no sucede y deja de invertir todo tu ser en cosas o personas que no te aportan nada a cambio.

Te mereces un amor que no haga daño, que te llene y te haga crecer . Debes ser exigente y considerar que lo mereces. Para eso, no hay nada mejor que cambiar de estrategia. Deja de dar y prepárate para recibir. Ya que eres el mejor experto a la hora de ofrecer este afecto que da alas y convierte a otros en prioridades, ahora, sé el receptor de este amor. Cuida tus raíces y recupera esos sueños que una vez fueron cortados por la mitad. Es hora de poner el conformismo y la aceptación que se oxidan a un lado. Libérate para encontrarte mejor.

🙏🏽