Saltar al contenido
El Sendero del Chaman

Te Perdono y Yo Gano

«Te gané porque te perdoné y con ello te quite el poder de hacerme daño», dicen algunos, para quienes el perdón siempre será la única ‘Venganza’ justa.

Te beneficias enormemente cuando decides perdonar y lo mismo ocurre con todos a tu alrededor. El verdadero perdón te ayuda a alcanzar incluso tus metas más prácticas e inmediatas y lo verás a cada paso.

Si perdonas tú ganas porque serás más amable, generoso y más solidario con los demás, – sin tener que luchar para lograrlo – . Vas a tener una actitud más feliz y más positiva con las personas en tu vida y van a responder más positivamente a cambio.

Ya sea que necesites perdonar a los demás, o la necesidad de perdonarte a ti mismo, el hacerlo te libera del pasado y te permite cumplir con tu verdadero potencial. Si no has logrado perdonar, una parte de ti está atrapada en el resentimiento, la ira, el dolor o el sufrimiento. El perdón permite liberarte de las creencias y actitudes limitantes que te hacen ir más lento, te frustran y no te dejan avanzar.


 ¿Hoy qué te vas a perdonar?, ¿Hoy de qué te vas a liberar?, ¿Hoy cuánto vas a ganar?

Cuando logres el perdón serás más libre y más sofisticado.  A medida que vayas aprendiendo a perdonar la energía que estaba en los pensamientos y sentimientos tristes se libera y puede fluir para crear la vida que deseas en lugar de limitarte o crear aún más sufrimiento. El perdón te ayudará a tener el tipo de actitud que te dará mucho éxito en tu trabajo.

«Para pasar al siguiente nivel de abundancia financiera, el perdón es imprescindible».

Si quieres más dinero en tu vida necesitas asegurarte de «perdonar» a la gente que tiene más dinero que tú. Las personas con más dinero que tú son las que podrían ayudarte a tener más dinero también. Si sonríes en lugar de fruncir el ceño hacia las personas con más éxito que tú te verán como accesible y es más probable que deseen trabajar contigo. Herirte a ti mismo, negándote a perdonar tus errores perjudica también a otros. Si no te perdonas, entonces te castigaras por negarte a ti mismo las cosas buenas de la vida.

Cuanto más te niegas a ti mismo, cuanto menos tendrás que dar. 

Cuando perdonas estás más abierto para el éxito en la manera que sea significativo para ti. 
Si eres una persona espiritual, entonces aprender maneras prácticas de perdonar mejorará y profundizará tu experiencia de tu religión o práctica espiritual. Practicar el perdón fortalece la bondad en tu interior para que seas más activo en tu vida.

Entonces… ¿qué estás dispuesto a perdonar para ganar hoy?

Autor: Daniela Nuno