Saltar al contenido

Reverencia a la Tierra – Los 5 Rezos

Reverencia a la Tierra - Los 5 Rezos

Reverencia a la Tierra – Los 5 Rezos

La práctica “Tocando la Tierra”, también conocida como reverencia a la tierra o postración, nos ayuda a regresar a la Tierra y a nuestras raíces.

Es importante reconocer que no estamos solos, sino conectados a una sucesión entera de ancestros tanto de sangre, como espirituales. Tocamos la Tierra para dejar ir la idea que estamos separados y para recordarnos que somos parte de la Tierra y parte de la Vida.

Para comenzar esta práctica, junta las palmas delante de tu pecho. Entonces suavemente vas bajando hasta el suelo de forma que todos los cuatro miembros y tu frente estén descansando cómodamente en el suelo. Mientras tocas la Tierra, gira tus palmas hacia arriba, mostrando tu apertura a los elementos. Inspira con toda tu fuerza sintiendo la ​​estabilidad de la Tierra y expira para liberar el apego a cualquier sufrimiento. Esta es una práctica maravillosa…

 

 

1. En gratitud. Reverencia a todos los antepasados ​​de mi familia de sangre.

Yo veo a mi madre y mi padre, cuya sangre, carne y vitalidad están circulando en mis venas y alimentando cada célula en mí. A través de ellos, veo a mis cuatro abuelos. Sus expectativas, experiencias y sabiduría que fueron transmitidas de generación en generación por nuestros ancestros. Yo llevo en mí la vida, la sangre, la experiencia, la sabiduría, la felicidad y las tristezas de todas las generaciones. El sufrimiento y todos los elementos que necesitan ser transformados y estoy practicando para transformar. Yo abro mi corazón, mi carne y huesos para recibir la energía de la visión, el amor y la experiencia transmitidos a mí por todos mis antepasados.

Yo veo en mi, mis raíces a mi padre, madre, abuelos y abuelos y todos mis ancestros. Sé que soy sólo la continuación de un linaje ancestral. Por favor, les pido me apoyen, protejan y transmitan para mí su energía. Yo sé que a donde quiera que los hijos y nietos estén, los ancestros también estarán. Yo sé que los padres siempre aman y apoyan a sus hijos y nietos, aunque no siempre son capaces de expresarlo de forma hábil debido a sus propias dificultades. Veo que mis ancestros intentaron construir un camino de vida basado en la gratitud, la alegría, la confianza, el respeto y la bondad amorosa. Y yo, como continuación de mis antepasados, reverendo profundamente y permito que su energía fluya a través de mí. Yo pido a mis ancestros su apoyo, protección y fuerza, su respeto y su bondad amorosa. Como continuación de mis antepasados, reverendo profundamente y permito que su energía fluya a través de mí. Yo pido a mis ancestros por su apoyo, protección y fuerza.

2. En gratitud. Reverencia a todas las generaciones de ancestros de mi familia espiritual.

Yo veo en mí mismo mis profesores, aquellos que me mostraron el camino del amor y del entendimiento, el modo de respirar, sonreír, perdonar y vivir profundamente en el momento presente. Yo veo a través de mi a mis profesores, a todos los profesores de muchas generaciones y tradiciones, volviendo hasta a aquellos que comenzaron mi familia espiritual miles de años atrás. Yo veo a el Buda, a el Cristo, al Gran Espíritu, a los patriarcas y matriarcas cómo mis profesores y como mis antepasados ​​espirituales. Yo veo que su energía y la de muchas otras generaciones de profesores entraron en mí, creando paz, alegría, entendimiento y bondad amorosa dentro mío. Sé que la energía de estos profesores ha transformado profundamente el mundo.

Sin el Buda, el Cristo ni el Gran Espíritu y todos estos antepasados ​​espirituales, yo no sabría el camino para la práctica de traer paz y felicidad a mi vida y a la vida de mi familia y de la sociedad. Yo abro mi corazón y mi cuerpo para recibir la energía del entendimiento, la bondad amorosa y protección de los ancestros, sus enseñanzas y la comunidad de práctica a través de muchas generaciones. Soy su continuación. Yo pido a estos ancestros espirituales que me transmitan su infinita fuente de energía, paz, estabilidad, entendimiento y amor. Yo prometo practicar para transformar el sufrimiento en mí y en el mundo, y transmitir su energía a las futuras generaciones de practicantes.

Mis ancestros espirituales pueden haber tenido sus propias dificultades y no siempre han sido capaces de transmitir sus enseñanzas, pero yo los acepto como son, con bondad amorosa y protección de los seres de luz, sus enseñanzas y la comunidad de práctica a través de muchas generaciones. Soy su continuación. Yo pido a estos ancestros espirituales que me transmitan su infinita fuente de energía, paz, estabilidad, entendimiento y amor. Yo prometo practicar para transformar el sufrimiento en mí y en el mundo, y transmitir su energía a las futuras generaciones de practicantes.

 

3. En gratitud. Reverencia a esta tierra y todos los ancestros que la hicieron posible.

Yo veo que estoy completo, protegido y nutrido por esta tierra y por todos los seres vivos que estuvieron aquí e hicieron la vida fácil y posible para mí a través de sus sacrificios.  Veo a todos aquellos que hicieron un refugio para personas de tantos orígenes y colores, por su talento, perseverancia y amor – aquellos que trabajaron duro para construir escuelas, hospitales, puentes y calles para proteger los derechos humanos, para desarrollar la ciencia y la tecnología y para luchar por la libertad y la justicia social.

Yo abrazo a mis antepasados ​​del Mundo Nativo que vivieron en esta tierra por largo tiempo y conocen cómo vivir en paz y armonía con la naturaleza, protegiendo las montañas, bosques, animales, vegetación y minerales de esa tierra. Yo siento la energía de esta tierra penetrando en mi cuerpo y alma, apoyándome y aceptándome. Yo prometo cultivar y mantener esta energía y transmitirla a las futuras generaciones. Yo prometo contribuir con mi parte en la transformación de la violencia, el odio y la ilusión que aún están profundamente en la conciencia colectiva de esta sociedad de modo que las futuras generaciones tengan más seguridad, alegría y paz.

Yo pido a esta tierra por su protección y apoyo, para contrarrestar el odio e ilusión que aún están profundamente en la conciencia colectiva de esa sociedad de modo que las futuras generaciones tengan más seguridad, alegría y paz. Yo pido a esta tierra su protección y apoyo para contrarrestar el odio e ilusión que aún están profundamente en la conciencia colectiva de esa sociedad de modo que las futuras generaciones tengan más seguridad, alegría y paz. Yo pido a esta tierra su protección y apoyo.

 

4. En gratitud, compasión y reverencia transmito mi energía a los que amo.

 

Toda la energía que recibí, ahora quiero  retransmitirla a mi padre, a mi madre, a todos los que amo, a todos los que han sufrido y se han preocupado por mí y por mi causa. Sé que no he sido plenamente atento en mi vida diaria. Yo también sé que aquellos que me aman tuvieron sus propias dificultades. Ellos sufrieron porque no tuvieron suerte suficiente para tener un ambiente que alentó su pleno desarrollo.

Yo transmito mi energía a mi madre, a mi padre, a mis hermanos, a mis hermanas, a mis amados, a mi marido, a mi esposa, a mi hija y mi hijo, para que su dolor sea aliviado, para que puedan sonreír y sentir la alegría de estar vivos. Quiero que todos ellos sean sanos y alegres. Sé que cuando están felices, yo también lo estoy. No siento resentimiento alguno por ellos. Yo óro para que todos los ancestros de mis familias de sangre y espiritual se enfoquen en sus energías hacia cada uno de ellos, para protegerlos y apoyarlos. Sé que no estoy separado de ellos. Soy UNO con los que amo.

 

 

5. En entendimiento y compasión, hago reverencia para reconciliarme con aquellos que me hicieron sufrir.

Yo abro mi corazón y envío mi energía de amor y entendimiento para todos los que me hicieron sufrir, para aquellos que destruyeron en mucho o poco algo de mi vida y de las vidas de aquellos a los que amo. Ahora sé que esas personas han experimentado mucho sufrimiento y que sus corazones están sobrecargados con dolor, rabia y odio. Sé que cualquiera que sufra tanto así, hará a aquellos a su alrededor sufrir.

Sé que muchos no tuvieron suerte, nunca teniendo la oportunidad de ser cuidados y amados. La vida y la sociedad han dejado para ellos muchas privaciones. Ellos fueron heridos injustamente y abusados. No fueron guiados en el camino del vivir consciente. Acumularon percepciones erróneas sobre la vida, sobre mí y sobre nosotros. Yo pido a mis antepasados ​de mi familia de sangre y espiritual para canalizar a esas personas que me hicieron sufrir, con energía de amor y protección, de forma que sus corazones sean capaces de recibir el néctar del amor y se abran a él como una flor. Yo oro para que puedan transformar su mala experiencia por alegría de vivir, de forma que no continúen haciéndole lo mismo a otros y sufrir. Yo veo su sufrimiento y no quiero guardar ningún sentimiento de odio o rabia en mí mismo por ellos. No quiero que sufran.

Yo canalizo mi energía de amor y entendimiento para ellos y pido a todos mis ancestros que los ayuden. Yo oro para que puedan transformar su mala experiencia por alegría de vivir, de forma que no continúen haciéndole lo mismo a otros y sufrir. Yo veo su sufrimiento y no quiero guardar ningún sentimiento de odio o rabia en mí mismo por ellos. No quiero que sufran.

Aho!..  ¡Bendiciones!