Saltar al contenido
El Sendero del Chaman

El Sanador

El Sanador

El sanador…

El sanador no es realmente un sanador porque él no es quién actúa. La sanación sucede a través de él; él solamente tiene que desaparecer. En realidad, ser un sanador significa no ser. 

Cuanto menos eres, mejor es la sanación. Cuanto más eres, más bloqueado está el vehículo. Dios, o la totalidad, o como prefieras llamarlo, es el sanador: el sanador es el todo… 

Una persona enferma es aquella que ha desarrollado bloqueos entre ella misma y el todo, y es por eso que está desconectado. La función del sanador es volverle a conectar. 

Pero cuando digo que la función del sanador es volverla a conectar no me refiero a que es el sanador quien tiene que hacer algo. El sanador es sólo un vehículo. Dios es el sanador. 

El sanador está conectado con el todo, por eso puede convertirse en un vehículo. El sanador toca el cuerpo de una persona enferma y se convierte en un enlace entre el que consulta, y la fuente. 

Si es sanador es una persona de conocimiento, que entiende el proceso, no sólo puede ayudar al consultante a sanar, sino que además puede ayudarle a que, conectarse con la fuente de donde procede la sanación.

Crédito: Osho.

¿Te has dado cuenta de que últimamente hay muchos más curanderos espirituales y terapeutas que antes?

Muchas personas asumen que si tienes habilidades psíquicas para ver cosas que las personas normales no pueden ver, esa es una calificación suficiente para ser un sanador espiritual. Pero ese no es el caso. Muchas personas asumen que los psíquicos conocen cada respuesta a cualquier pregunta. Ese tampoco es el caso. Los psíquicos no son personas dotadas con la capacidad de dar respuestas a los problemas de la vida. Es imposible saber todas las respuestas a las preguntas relacionadas con la vida de otra persona. Un clarividente no podrá curar todas las heridas que lleva alguien.

Usar el sexto sentido en lugar de solo “conocimiento y estadísticas” para entender a un paciente requiere la experiencia de la vida del sanador. En otras palabras, un sanador solo puede entender tanto como lo que ha experimentado y superado en su propia vida.

El “Proceso chamánico” significa que una persona que nace para ser chamán (una persona que entra en trance y se comunica con seres supernaturales, como espíritus, seres divinos, espíritus de la naturaleza, fantasmas, etc.) recibe un camino lleno de vida. Con obstáculos que superar para convertirse en un chamán.

Los curanderos tienen la misma naturaleza que los chamanes. Ser un sanador no es una habilidad natural. Más bien, un curandero es alguien que ha pasado por su propio proceso de curación al superar muchas experiencias difíciles de la vida y ha adquirido una comprensión profunda de sí mismo, de modo que realmente puede empatizar con su cliente.

Lo que quiero decir es que una persona naturalmente se convertirá en un sanador cuando haya superado las dificultades de la vida y se haya curado a sí misma.

Si a alguien no se le da una vida difícil, o alguien que no pudo superarla y curarse a sí mismo, entonces la persona debería encontrar otro trabajo utilizando su otro talento.

Para la mayoría de las personas, la dificultad en la vida es un enemigo. Pero para los chamanes y curanderos, es un tesoro.