Saltar al contenido

Los Chamanes del Sur – Abriendo nuestro Espacio Sagrado

Los Chamanes del Sur - Abriendo nuestro Espacio Sagrado

Si te gustó comparte!

Los Chamanes del Sur – Abriendo nuestro Espacio Sagrado

Hoy te invitamos a abrir un “Espacio Sagrado”, y a permanecer ahí diez minutos orando, mientras estás frente a tu computador o en la comodidad de tu casa …

Los chamanes del sur suelen empezar la sanación abriendo el espacio sagrado, aquí tienen la oportunidad de dejar por un rato los asuntos ordinarios, y prepararse para recibir y conocer lo divino. Nos permite entrar en quietud interna que es el lugar donde la sanación ocurre, dentro de nuestro Espacio Sagrado, nos volvemos mas ligeros, y podemos ser tocados por la mano del Gran Espíritu.

Se invocan a las cuatro direcciones, al cielo, la tierra, los guardianes elementales, a las energías arquetípicas, a los ángeles, los seres de luz, etc. Quienes vendrán a asistir en nuestro trabajo que se llevará a cabo. Cuando un Chaman termina su trabajo de Sanación, cierra el Espacio Sagrado: “Agradeciendo a las cuatro direcciones, al Cielo y a la Tierra. Cuando hace esto, libera las energías arquetipales que ha llamado, y se reintegran en la Naturaleza.”

 

Oración para Crear el Espacio Sagrado:

 

ViENTOS DEL SUR.

Hatun Serpiente, Sachamama, Gran Serpiente, ven y envuélvenos en tus círculos de luz y amor. Abre este espacio sagrado para mí y mis hermanos, y haz de este espacio un lugar de amor y cambio; ven y enséñanos a despojarnos del pasado del mismo modo que te despojas de tu piel; ven y enséñanos las maneras del cambio y a caminar con impecabilidad y suavidad sobre la Tierra. Enséñanos el Camino de la belleza. Ahó. (La serpiente simboliza el poder aceptar los cambios).

 

A LOS VIENTOS DEL OESTE.

Hatun Puma, Otorongo, Gran Jaguar, Madre Jaguar, ven y abre este espacio de medicina para mí y mis hermanos, rodeanos con tu fuerza, haz de este espacio un lugar sagrado de amor y cambio. Ven y enséñanos el camino de la paz, a vivir impecablemente, sin adversarios, a ser guerreros luminosos. Ven y enséñanos a caminar sin dejar huellas sobre la tierra y la nieve. Muéstranos el camino más allá de la muerte. Ahó. (El jaguar simboliza el poder de desafiar los miedos).

 

A LOS VIENTOS DEL NORTE.

Gran Colibrí, Siwer qenti, tú que atraviesas continentes y huracanes sin perder un ápice de tu belleza, abre este espacio de medicina para mí y mis hermanos, haz de este espacio un lugar de amor y cambio, enséñanos a chupar del néctar de la vida. A los Pampa Mesayok, Alto Mesayok, Kurak Akuyak, abuelos, abuelas, ancianos de los días que pasaron y pasarán, a nuestros antepasados, vengan, calienten sus manos en este fuego, y hagan de este espacio un lugar sagrado; vengan y susurren nos con el viento lo que necesitamos oír. Los honramos a ustedes, que vinieron antes que nosotros, y a todos los que vendrán, después de nosotros, hijos de nuestros hijos. Ahó. (El colibri simboliza el poder del amor y es representante de los antepasados que ya no están fisicamente con nosotros).

 

A LOS VIENTOS DEL ESTE.

Hatun Kuntur, Gran Cóndor de los Andes, Gran Águila, vengan a nosotros desde el lugar del sol naciente, ustedes que son los primeros en ver el sol naciente y portan los mensajes del Gran Espíritu, vengan y abran este espacio medicinal para mí y mis hermanos. Muéstranos las montañas que solo osamos soñar desde acá abajo. Hagan de este espacio un lugar de amor y de cambio, y concédenos tu visión más alta de la vida y los problemas. Enséñanos a volar, ala con ala con el Gran Espíritu. Ahó. (El cóndor simboliza el poder de ver las cosas desde otra perspectiva, una más elevada).

 

PACHAMAMA.

Madre Tierra, Madre Hermosa, nos reunimos en tu nombre para pedir sanación para tus hijos, abre este espacio de medicina para mí y mis hermanos, tu que nos tienes pegados a ti por la fuerza de tu amor, te damos las gracias por todas nuestras relaciones, por el pueblo de las piedras, por el pueblo de las plantas, los de cuatro patas, los de dos patas, los que se arrastran por el suelo. Los que tienen aletas, los que tienen pelaje y los que tienen alas. Todos nuestros parientes. Ven y transforma en abono beneficioso la energía que te enviaremos. Ahó.

 

INTITAYTA.

Padre Sol, Mamaquilla, Abuela Luna, a las Naciones de las Estrellas, Gran Espíritu, tú que eres conocido por mil nombres y que eres Innombrable. Abran este espacio de amor y cambio para mí y mis hermanos, haciéndonos uno con el Universo. Gracias por permitir que estemos juntos y permitirnos cantar la canción de la Vida. Ahó.

 

(Los términos utilizados en la apertura del espacio Sagrado, según la tradición Andina, pertenecen a la lengua Quechua).

Si te gustó comparte!

shares