Saltar al contenido

El Poder Oculto de los Cristales

El Poder Oculto de los Cristales

El Poder Oculto de los Cristales

Los “cristales” han estado presentes en nuestras vidas desde siempre. Hoy en día, podemos encontrarlos en relojes (cuarzo), en la medicina (rubí) para las cirugías en que se usan rayos láser, etc. Y en las últimas décadas los Cristales han sido “redescubiertos” por la humanidad, ya sea para curas espirituales, para meditar, para energizar los chakras, las plantas y animales, así como para la decoración de ambientes, tanto residenciales, como en oficinas.

 

Los cristales y su poder

Hay varias maneras de usar los Cristales en nuestro día a día: Para la protección del Aura, del Agua, en Meditaciones, para limpiar el Aura, para Elevar el Nivel de Conciencia y para Aumentar el Poder de Visualización. Las personas, regularmente, deberían traen consigo su cristal personal, aquel que sólo tu puedes toca y que, por lo tanto, no recibe influencias energéticas de otra persona. Elegir un Cristal es una cosa que depende de nuestra sensibilidad e intuición, pues sólo quien va a utilizarlo es quien conseguirá “sentirlo” y armonizarse con él.

Si hay armonización, habrá una integración energética entre el Cristal y la persona.

Limpieza y purificación de los cristales

Los cristales, después de ser adquiridos, deberán recibir un tratamiento especial de limpieza y purificación, pues antes de este proceso las piedras ya absorbieron muchas energías tanto positivas como negativas de los cuerpos físicos con los que estuvieron en contacto y ambientes por donde pasaron.

Después e adquirir el cristal, es importante lavarlo con agua y jabón neutro, y si es necesario, haga uso de un cepillo, enjuagando bien. Después de lavarlo, entiérralo directamente en la tierra (no es necesario cubrirlo por completo) de alguna jardinera o maceta si donde vives es en apartamentos, pero es importante que reciba la luz del sol y la luz de la Luna y dejarlo reposar allí por 3 días y 3 noches.

Durante este tiempo, no dejes de regar esta planta arrojando el agua directamente sobre la piedra. No mojes mucho para no empapar la raíz de la planta, basta sólo un poquito. Durante estos 3 días, enciende cerca de esta piedra, inciensos. En el primer día, el incienso de limpieza puede ser de romero, ruda, clavo de la India, eucalipto, alcanfor, mirra, cualquiera de éstos. En el segundo y tercer día, inciensos para energizar y atraer energías positivas como la verbena, el sándalo y/o copal. Así, la piedra recibirá la energía de la Tierra, al entrar en contacto con ella; del agua, al regar la planta; del Fuego al estar recibiendo la luz del sol; y del aire al estar al aire libre; no olvidando las energías poderosas de la Luna y del aroma y el humo de los inciensos que siempre hace nuestro vínculo espiritual con las fuerzas astrales.

Se puede limpiar varias piedras al mismo tiempo, no hay problema en cuanto a eso. Si es posible, cada vez que llueva, coloca tus cristales en la lluvia, pero no debe quedarse debajo de alguna gotera o bajo algo que la cubra de la lluvia directa, no debe haber nada entre las piedras y el cielo, sólo la lluvia.

 

Programación de nuestros cristales

Después de la limpieza es necesario hacer la programación. Después de las 48hrs de purificación de tus cristales, prepara un pequeño altar (según la cantidad de piedras), puede ser un taburete forrado con un paliacate o pañuelo; en una pequeña mesa de tu casa, o en tu propio altar, si tienes uno.

Coloca 1 vaso de agua mineral, 1 vela blanca y 1 incienso (el aroma que más te guste), aún no los enciendas. Siéntate en un lugar tranquilo, vacía tu mente de cualquier asunto que no esté conectado a la programación de tu cristal. Inspira profundo y lentamente por la nariz y suelta por la boca.

Toma la piedra (cristal) con tus dos manos y conversa con ella sobre la función que quieres que haga a partir de ese momento, por ejemplo: “a partir de hoy su función será la de sanación; o protección; o atraer prosperidad; o atraer la salud; o alejar energías negativas …” (eso depende de ti.)

Visualiza una luz blanca que viene desde arriba y va entrando por tu coronilla hasta envolverte por completo y coloca la piedra (cristal) dentro de tus dos manos  y continúa mentalizando por un poco más su programación. Este proceso puede durar más o menos 20 minutos. Después de la mentalización, coloca la piedra (cristal) hasta el altar y coloca la piedra en el centro de este. Enciende la vela y el incienso y déjalos encendidos hasta el otro día. Al despertar coloca tu piedra en un lugar adecuado y a partir de hoy haz buen uso de ella.

 

Re-programación de nuestros cristales

Evita que otras personas la toquen, pero en caso de que esto ocurra, vuelve a ponerla por 1 día y 1 noche de acuerdo con lo aquí deescrito en la “Limpieza del Cristal”. Puedes volver a hacer todo el proceso también cuando sientas esa necesidad.

Podrás programar varias piedras para una misma función al mismo tiempo; y si deseas programar otras piedras para otras funciones, podrás usar el mismo altar, sin embargo, deberás mentalizar una función primero y luego hacer otra mentalización para otra función. Por ejemplo: haz una mentalización para las piedras curativas, coloca esas piedras en el altar, descansa un poco y comienza la mentalización y programación de tus piedras protectoras y así sucesivamente. Y sólo hasta que todas las piedras que estes programando estén en el altar, se deberá encender la vela y el incienso. Lo ideal es hacer una programación a la vez, sin embargo, en caso de urgencia, se pueden hacer hasta 3 programaciones.

Haz tus programaciones y mentalizaciones con mucha calma y dedicación y recuerda que nunca estás solo. Así que al final, siempre agradece a los espíritus de luz que te ayudaron.