Saltar al contenido
El Sendero del Chaman

El Shiatsu Zen

El Shiatsu Zen

¿Qué es el Shiatsu Zen?

El Shiatsu Zen es una forma única de trabajo corporal que proporciona la grata sensación del tacto junto con una experiencia profunda de equilibrio de energía, se refiere generalmente a una terapia de presión japonesa que se usa para aliviar una variedad de problemas que incluyen dolor de espalda, problemas de cuello y hombros, estrés, insomnio, problemas digestivos y fatiga. Se basa en las técnicas de la medicina tradicional china, especialmente en la terapia de masaje recomendada desde tiempos antiguos, con ciertas innovaciones japonesas.

Esta técnica está basada en miles de años de filosofía asiática y métodos de curación. El Shiatsu trata directamente las vías meridianas dentro del cuerpo que canalizan la energía Ki … nuestra energía vital.

Experimentamos esta energía en forma de movimiento, comunicación, respiración, digestión, pensamientos, sentimientos y espiritualidad. Cualquier bloqueo o estancamiento de energía dentro de los meridianos puede provocar enfermedades físicas, psicológicas y emocionales. El Shiatsu Zen nos ayuda a equilibrar esta energía en todos los niveles, mientras experimentamos un tratamiento músculo-esquelético profundamente relajante y clínicamente terapéutico.

Cuando una parte de nuestro cuerpo está deficiente en cuestión energética y no está utilizando al 100% su propio peso, otras áreas del cuerpo deben hacer un esfuerzo excesivo para compensar esta holgura. El objetivo del tratamiento del shiatsu es energizar estas deficiencias, permitiendo así que los síntomas de la hiperactividad se desvanezcan.

La terapia manual: Shiatsu Zen

Un tratamiento de Shiatsu Zen es tan profundo o suave como lo requiera el receptor. El profesional que debe aplicarlo se comunica con el nivel de energía del receptor a una profundidad adecuada y con gran sensibilidad. Los practicantes del Shiatsu Zen usan ambas manos. Una mano se usa para escuchar y emitir las respuestas del receptor. Cuando la otra mano alcanza una profundidad apropiada, una conexión energética pasa entre las manos del donante. El cuerpo del receptor le dice al dador cuando la presión es correcta. Se crea un circuito energético entre las manos del donante, que cataliza el cambio y el movimiento en el cuerpo del receptor.

Los estiramientos de todo el cuerpo también se usan para liberar áreas de estancamiento crónico y bloqueo. Estos estiramientos amplifican y aíslan las áreas de estancamiento, y se alienta a los receptores a respirar profundamente en sus líneas de tensión. Una danza rítmica se desarrolla en el cuerpo del receptor entre el estiramiento expansivo y la compresión profunda.

Este tipo de terapia Shiatsu Zen es apropiada para todas las edades y tipos de cuerpo. Se realiza completamente vestido, con el receptor generalmente acostado en un futón o manta en el suelo. Para los receptores que tienen dificultades para tumbarse en el suelo, el trabajo se adapta fácilmente a una silla. Los tratamientos duran aproximadamente una hora. El Shiatsu es muy eficaz en condiciones en las que la alteración emocional y/o el estrés es un factor subyacente.

Si bien se puede decir que el Shiatsu Zen abarca todas las dolencias, las siguientes son las condiciones más consideradas como relacionadas con el estrés:

  • Insomnio
  • Ansiedad y depresión
  • Tensión muscular
  • Dolores de cabeza
  • Alteraciones digestivas
  • Disfunción menstrual
  • Baja resistencia a la infección

Zen Shiatsu también es un tratamiento eficaz para el sistema musculoesquelético. Funciona directamente sobre los tejidos involucrados, estimulando las respuestas de curación y relajación. Por lo tanto, es efectivo en el tratamiento de:

  • Dolor de espalda
  • Sinovitis
  • Esguinces y distensiones
  • Cuello y rigidez en el hombro
  • Dolor en las articulaciones

Los efectos físicos localizados del Shiatsu Zen también alivian:

  • Congestión de los senos nasales
  • Retención de líquido en los tejidos
  • Circulación deficiente


Si te das cuenta, de forma cuando tenemos alguna punzada, rigidez, entumecimiento o dolor en alguna zona de nuestro cuerpo, inconsciente empezamos a frotar la parte afectada con las manos… Acciones instintivas como estas, fueron las que llevaron a la creación e historia del SHIATSU.