Saltar al contenido
El Sendero del Chaman

Deja de buscar allá afuera

Deja de buscar allá afuera

Deja de seguir los pasos de otro, deja de repetir las palabras de otros, comienza a buscar en ti tu propia verdad, es momento de recordar que todo el conocimiento yace por entero dentro de ti.

¿Acaso crees que hay alguien más importante que tú mismo? ¿Acaso crees que algún otro tiene comunicación directa con el creador y tú no?

Estas palabras de Krishnamurti nos encantan:

LIBRES DESDE EL PRINCIPIO MISMO

por Krishnamurti

«… Para encontrar a Dios, uno debe destruir por completo la ficción; porque la vieja mente, es la mente temerosa y ambiciosa, la que tiene miedo de la muerte, del vivir y de la relación (consciente o inconscientemente), que está siempre buscando permanencia y seguridad.

Libres desde el principio mismo

Si podemos comprender la compulsión que hay detrás de nuestro deseo de dominar o de ser dominados, entonces quizá podremos liberarnos de los efectos mutiladores de la autoridad.

Anhelamos estar seguros, tener razón, éxito, saber; y este deseo de certidumbre, de permanencia, desarrolla dentro de nosotros la autoridad de la experiencia personal, mientras que exteriormente crea la autoridad de lo social, de la familia, de la religión y demás. Pero el mero ignorar la autoridad, zafarse de sus símbolos exteriores, significa muy poco.

Romper con una tradición y amoldarse a otra, abandonar a este líder y seguir a aquél, no es sino un gesto superficial. Si hemos de percibir inteligentemente todo el proceso de la autoridad, si hemos de ver su naturaleza intrínseca, si hemos de comprender y trascender el deseo de certidumbre, entonces debemos tener una percepción y un discernimiento muy amplios, debemos ser libres; libres no al final, sino desde el principio mismo.

Liberarse de la ignorancia, del dolor

Nosotros escuchamos con esperanza y miedo; buscamos la luz de otro, pero no estamos pasivamente alerta a fin de poder comprender. Si el liberado parece satisfacer nuestros deseos, lo aceptamos; si no, continuamos buscando a alguien que lo haga. Lo que ansía la mayoría de nosotros, es gratificación en diferentes niveles. Lo importante no es cómo reconocer a alguien que está liberado, sino cómo comprendernos a nosotros mismos. Ninguna autoridad; ni aquí ni en el más allá, puede darle a uno el conocimiento de sí mismo. Sin ése conocimiento propio, no es posible liberarse de la ignorancia, del dolor.


¿Resuenan en ti algo estas palabras?  ¡Bendiciones!

Si te interesa leer a Krishnamurti, te podemos recomendar los siguientes libros:

¿Tienes alguna otra recomendación? Déjanos tus comentarios:


Imagen portada by pixel2013 from Pixabay