Saltar al contenido
El Sendero del Chaman

EL CUENTO DEL ERMITAÑO

Un viejo ermitaño, se refugiaba en la montaña para dedicarse tan solo a meditar y hacer penitencia.

Un día una persona llego a visitarle y el viejo le pidió que se marchara, ya que el se encontraba muy ocupado, la persona sorprendida le preguntó: ¿Cómo puede tener tanto trabajo si usted vive en soledad?

Él viejo ermitaño le contestó: “Tengo que entrenar a dos halcones y a dos águilas, tranquilizar a dos conejos, disciplinar a una serpiente, motivar a un asno y por si fuera poco también domar a un león».

Sorprendido el visitante le respondió: No veo ningún animal por aquí, ¿en dónde están?…

El ermitaño entonces le dijo:

Estos animales que te he dicho los llevamos todos dentro:

Los dos halcones, se lanzan sobre todo lo que se les presenta, bueno y malo, tengo que entrenarlos para que se lancen sobre cosas buenas: «Son mis ojos».

Las dos Aguilas con sus garras hieren y destrozan, tengo que entrenarlas para que se pongan al servicio y ayuden sin hacer daño: «Son mis manos».

Los conejos quieren ir donde ellos quieran, quieren esquivar las situaciones difíciles, tengo que enseñarles a estar tranquilos aunque haya sufrimiento, problema o cualquier cosa que no me gusta: «Son mis pies».

Lo más difícil es vigilar la serpiente, está encerrada en una fuerte jaula, pero ella siempre está lista para morder y envenenar a cualquiera que esté cerca, por ello tengo que disciplinarle: «Es mi lengua».

El burro es obstinado, no quiere cumplir con su deber, siempre está cansado y se niega a llevar su carga cada día: «Es mi cuerpo».

Por último necesito domar al león, quiere ser el rey, el primero , el vanidoso, el orgulloso, se cree el mejor: «Es mi EGO».

Como ve tengo demasiado trabajo por hacer.