Saltar al contenido

Aceptar nuestras sombras

Recuerda siempre esto:
¡Si no aceptas y Amas tus sombras… 
no puedes recordar tu Luz!
¡El día que recuerdes tu esencia… 
todo lo que buscas llega a ti!
¡Cuando tus miedos desaparecen… apareces tú!
¡Cuando pierdes el miedo a la vida… Vives!
¡Recuerda que la sabiduría requiere sacrificio y el conocimiento requiere paciencia!

La invitación del amor es abrazar a nuestras sombras.

¿Has notado que todo lo que se resiste persiste?
Es necesario tener coraje para asumir la responsabilidad de conocer quiénes somos en realidad. Ya que la mayoría de las veces terminamos mintiéndonos a nosotros mismos rechazando nuestro lado “oscuro” o negativo, por las creencias que nos fueron transmitidas de generación en generación, algunas que nos fueron impuestas a través de la religión, la escuela, los medios y demás
Tampoco se trata de juzgar todo esto como algo que estuvo mal, pues absolutamente TODO lo que nos ha sucedido tiene su propósito.


“Dicen los ancestros, que no hay hoja que caiga de un árbol, si no es la voluntad del Gran Espíritu”

Cherokee

Al rechazar nuestro lado negativo, la vida deja de seguir su flujo natural y entra en desequilibrio, que puede manifestarse de diversas formas en nuestras vidas.

Leer: 13 Cosas que El Cuerpo GRITA cuando el Alma Calla.

Al aceptar nuestras sombras nos volvemos seres más íntegros, al asumir nuestros sentimientos “oscuros” como el odio, la envidia, etc.  y respetarlo como una conciencia, como parte del TODO. Si te das cuenta, curiosamente, muchos buscadores de crecimiento espiritual piensan que, de alguna manera, todas las cualidades negativas dentro de sí mismos eventualmente serán trascendidas. Sin embargo, desde nuestra propia experiencia, abrazar tu oscuridad interior permite la creación de un equilibrio psicológico y espiritual, un todo integrado, mientras que negarlo crea caos y desarmonía.

La palabra clave aquí es “integrar”

Integrar una cualidad interna es tomar posesión y responsabilidad por ella, en lugar de rechazarla o negarla. Los beneficios son muchos; La cordura, la curación y la integridad se encuentran en la integración. Por otro lado, lo contrario de la integración es “desintegrarse”, o estar fragmentado y dividido en partes. Una persona que ‘se desintegra’ o ‘se deshace’, por ejemplo, es alguien que no ha podido manejar el estrés y que ha ignorado demasiados rasgos de su personalidad, especialmente los rasgos del Yo de la Sombra. 

Para experimentar completamente el Amor propio , debemos aprender a experimentar nuestros Seres de Sombras, y viajar a las oscuras y turbias aguas de lo desconocido con valentía. De lo contrario, cada vez que condenamos a otras personas por sus rasgos de sombra, en esencia estamos condenando a nuestro ser hipócrita en el proceso.

Un yo completo y equilibrado es una reconciliación de todo nuestro sistema, una unificación interna

Y como dice el poema que leíste al principio .. ¡El día que recuerdes tu esencia…  todo lo que buscas llega a ti!