Saltar al contenido
El Sendero del Chaman

13 Cosas que el Cuerpo Grita, cuando el Alma Calla

13 Cosas que el Cuerpo Grita, cuando el Alma Calla

Nuestro cuerpo reacciona a todos aquellos sentimientos que nos guardamos, que no decimos, que nos callamos.

Lo que no decimos se nos acumula en el cuerpo, se convierte en insomnio, en nudos en la garganta, en nostalgia, en error, en deuda, en insatisfacción, en tristeza.

Lo que no decimos no se muere… nos mata.

13 Cosas que el Cuerpo Grita, cuando el Alma Calla

1. Dolor de Estómago.

El estómago “duele” (arde) cuando las rabias no consiguen salir, la concentración de bilis se manifiesta de esta forma. Es un signo de que hay ciertos eventos o personas en tu vida que no aceptas del todo bien y que quieres que cambien. El estómago te muestra cómo digieres los eventos nuevos que se presentan en tu vida y cómo deberías percibir aquello que se te presenta como una oportunidad para crecer.

Ver más: Ubica la causa y sana tu cuerpo


2. Dolor de garganta.

El dolor de garganta “arde” cuando no es posible comunicar las aflicciones y los sentimientos reprimidos. Si el dolor se presenta acompañado con una dificultad para respirar, te indica que te está costando trabajo aspirar la vida. Si la garganta se te cierra, es por que te sientes bajo presión. Debes aprender a aceptar con amor lo que creas.

Ver más: 5 plantas curativas de los Nativos Americanos


3. Resfriado.

El resfrío “chorrea” cuando el cuerpo no llora. La enfermedad es un “conflicto” entre la personalidad y el alma. Muchas veces tienes un resfrío o flujo nasal cuando el cuerpo no es capaz de limpiarse a través del llanto, es el medio por el que liberamos una gran dosis de tristeza. El resfriado también te aporta un tiempo de “respiro” para que te tomes un descanso.

Ver más: Causas emocionales de la gripa


4. Diabetes.

La diabetes “invade” cuando la soledad duele y la falta de cariño están presentes. Está ligada al centro de energía del plexo solar, el cual administra las emociones, los deseos y la mente. La Diabetes generalmente proviene de un gran deseo de amor y ternura que no han sido satisfechos. La diabetes en la niñez se manifiesta cuando el niño no se siente suficientemente reconocido. Su tristeza le ocasiona un vacío interior que busca una compensación.


5. Obesidad.

El cuerpo “engorda” cuando la insatisfacción aprieta, cuando no estamos conformes con lo que tenemos y en vez de hacer algo por mejorar, sólo nos reprochamos y nos llenamos de cosas negativas. Dicen que las personas con obesidad tratan de protegerse de los demás, de alguna situación o trauma insertado en su cabeza. Hay que entender la obesidad como un mensaje que el cuerpo nos manda para sanar lo que hay en su raíz.


6. Presión alta.

La presión “sube” cuando el miedo aprisiona y la ansiedad crece, no hay nada peor que la incertidumbre lo cual también provoca este padecimiento al igual que el estrés excesivo y la falta de descanso mental. Está relacionado con una desvalorización del clan familiar, desde su percepción, siente una falta de reconocimiento hacia su persona, por parte de su familia. Revive sin cesar situaciones que le recuerdan heridas afectivas no sanadas ni resueltas. Libérate de recuerdos desagradables y relájate, deja que el tiempo resuelva esa situación para ti.


7. Neurosis.

Las neurosis “paraliza” cuando el niño interior va desvaneciéndose y deja de ver el lado bueno y práctico de la vida, cuando está invadido de prejuicios. Las neurosis están asentadas en las tres dimensiones básicas del ser humano: la física, la psíquica y la existencial o espiritual.


8. Fiebre.

La fiebre “calienta” cuando las defensas explotan las fronteras de la inmunidad. Date cuenta de que todo lo que te sucede proviene de tu forma de reaccionar ante los acontecimientos, reacción que está influenciada por lo que has vivido o has aprendido hasta ahora.


9. Dolor de cabeza.

El dolor de cabeza “deprime” cuando las dudas aumentan, cuando el estrés nos invade y especialmente cuando estamos muy cerca de un círculo social negativo y nocivo para nuestra salud. ¡Aléjate!


10. Dolor de espalda.

La espalda “lastima” en ocasiones, porque queremos ser protagonistas de todo, estar en todo e incluso en lo que no nos incumbe. Debemos aprender a atender nuestros propios asuntos y no meternos en la vida de los demás, ya que esto nos puede ocasionar problemas en la espalda, los cuales no nos corresponden.

Ver más: 11 Dolores físicos y sus emociones


11. Dolor de rodillas.

Las rodillas “duelen” cuando tu orgullo no se doblega, te indica que estás aguantando de más, alguna situación que debes de concluir inmediatamente.


12. Dolor de pecho.

El pecho “aprieta” cuando el orgullo esclaviza, cuando somos demasiado rígidos y no aprendemos a ser flexibles, cuando creemos que nuestra única verdad es la que vale y ponemos por encima de todos nuestra forma de pensar sin darnos la oportunidad de conocer nuevas opiniones.


13. Dolor en el corazón.

El corazón “afloja” cuando el sentido de la vida parece terminar, cuando hemos hecho cosas de las que no estamos orgullosos y de cierta forma hemos afectado a otras personas.

Ver mas: Como afrontar el dolor emocional


Los síntomas anteriores son alertas que debemos tomar en cuenta. El cuerpo es una máquina viviente que está llena de indicadores, aprende a descifrarlos, consérvalo y mantenlo en buen estado…