Saltar al contenido
El Sendero del Chaman

La poderosa medicina de Ixchel

Ixchel (que es pronunciado Ischel) era la diosa maya de la luna, del amor, de la gestación, de la medicina y de las artes textiles. Ella era la esposa del dios sol Ak Kin, y era representada a menudo acompañada por un conejo; en jeroglíficos, su nombre aparece como Chak Chel, que significa «gran arco iris». En los códices sagrados del «Chilam Balam», (un conjunto de libros que cuenta la historia de la civilización maya), su nombre aparece como Ixchel, que significa «mujer arco iris».

Se dice que un dios todopoderoso llamado Itzamná, (uno de los dioses mayas que crearon el mundo), se casó con la diosa Ixchel y tuvieron 13 hijos.

Ixchel fue venerada como la diosa de la luna, debido a su carácter femenino. Ella representó la fertilidad vinculada a la tierra, debido al hecho de que los ciclos de la luna son los que determinan los tiempos de siembra y cosecha. También estuvo asociada con las lluvias y con el dios de la lluvia maya Chaac.

Ixchel y la mujer

Desde tiempos remotos, la sensibilidad de la mujer hacia la tierra, la ha llevado al conocimiento natural e intuitivo de los cuatro elementos.

La luna, con su resplandor oculto, mágico y poderoso, la llevó a comprenderse como cíclica y magnética.

La vida le enseñó a caminar cada uno de esos ciclos procurándose su propia medicina, aprendiendo a dar y recibir en forma equilibrada.

El conejo, le enseñó a ser fértil y creativa. La flor, a ser suave y aromática. El telar le mostró la trama de la vida, con sus increíbles matices de colores que se entremezclan para formar la imagen más preciosa e íntima de las relaciones. Pero la serpiente, le enseñó ya en la edad adulta, a conocer los venenos que pueden curar, a realizar el soplo necesario para limpiar y liberar. A liberarse también de todos los venenos que nublan su mente.
Ixchel, la mujer doncella, tejedora y sabia, es tres veces luminosa. Entrega su amor a través del cántaro que lava heridas, nutre la tierra y alivia los corazones humanos.

La sabiduría de Ixchel se manifiesta en su medicina. La medicina del Espíritu.