Saltar al contenido
El Sendero del Chaman

¿Por qué no Sanas?

¿Por qué no Sanas?

¿Sabes por que no SANAS?

“No sanas porque desconoces que tus pensamientos son el origen de tu enfermedad.

No sanas porque no has aprendido a nutrirte, eligiendo comer insana y pobremente.

No sanas porque sigues ignorando al poderoso y valioso ser que eres.

No sanas porque continúas desatendiéndote y fingiendo que todo está bien en tu mundo.

No sanas porque crees firmemente que existe la enfermedad crónica.

No sanas porque has hecho del sedentarismo una nefasta forma de vida.

No sanas porque has asumido que el sacrificio es la forma de demostrar amor a los demás.

No sanas porque no usas la magia del perdón para limpiarte de la ira y el rencor.

No sanas porque no respetas el libre albedrío de los seres que te rodean de Ser lo que son.

No sanas porque intoxicas tu cuerpo de pastillas y químicos que acallan los síntomas que hablan de la desarmonía que vive en tu interior.

No sanas porque huyes del padre Sol, no le hablas a nuestra madre el mar, no te pierdes en el bosque y
has obviado que tú eres el

No sanas porque cuando llega algo bueno a tu vida lo rechazas y prefieres quedarte con lo que no te hace feliz.

No sanas porque desconoces que tú eres el origen de tu enfermedad.

No sanas porque sigues ignorando al poderoso y valioso ser que llevas dentro.

No sanas porque continúas desantendiéndote. y fingiendo que todo está bien en tu mundo.

No sanas porque no te has atrevido a enfrentarte a las personas que dirigen tu vida.

No sanas porque no usas tus tijeras para cortar lazos con personas que ya no te nutren.

No sanas porque has asumido que el sacrificio es la forma de demostrar amor a los demás.

No sanas porque no usas la magia del perdón para limpiarte de ira y rencor.

No sanas porque no respetas el libre albedrío de los seres que te rodean a ser lo que son.

No sanas porque intoxicas tu cuerpo de pastillas y químicos que acallan los síntomas que hablan de desarmonía interior.

No sanas porque huyes del rey Sol,
no le hablas al mar 
no te pierdes en el bosque y
has obviado que tú eres el sanador.

No sanas por qué le pides al universo y cuando te escucha y te trata de llevar por un camino que te hará feliz te aferras al pasado, y tú tienes libre albedrío, si no te dejas llevar, no te llevarán a la fuerza, no sanarás si no quieres sanar…»

Somos salud perfecta del Universo, lo demás son solo apariencias.

Desconocemos el autor.