Saltar al contenido
El Sendero del Chaman

La Espiral de la Vida

El Significado de la Espiral

¿Qué significa la espiral?

La espiral es la esencia del misterio de la vida. La Vida es como una espiral y no como una linea recta. Pasado y futuro se encuentran en un infinito presente. Así como se centra, ella también para, se encuentra, se retuerce y, entonces, desciende y sube nuevamente en graciosas curvas. El tiempo se vuelve alrededor de si mismo, trayendo los ecos y las vibraciones de otros tiempos mientras que los caminos presentes de la espiral pasan cerca el uno del otro.

La Vida corre por caminos sinuosos, los seres se encuentran en determinados puntos de sus caminatas, se entrelazan, se alejan, parten, retornan a los orígenes. El Punto de partida también es el Punto de llegada que nos trae la cuestión de regresar siempre, reencontrarse y renovarse.

Las espirales también circulan dentro de nosotros, la energía circula en espiral, es donde la materia y el espíritu más perfectamente se encuentran, y el tiempo, por él mismo, no existe. Los nativos recuerdan las diversidades de la vida y de los caminos, y no comprenden el mundo de forma lineal, el seguir adelante en una única dirección como si la vida fuera una línea recta trazada entre un punto de inicio y uno de término. El destino es siempre ir más allá. El gran desafío de todo ser, por naturaleza un guerrero trillando las carreteras de las espirales de la vida, es esa búsqueda, es el retorno, es el partido, es caminar en círculos / ciclos así como camina la naturaleza, pues somos parte de ella. Es hacer girar la rueda del tiempo, no nos sostiene en ningún punto en específico porque, así, podemos vislumbrar los más diversos puntos que componen la espiral.

Las Espirales y los Antiguos

Sobre las formas espirales y circulares, Alce Negro, de los Oglala Sioux plantea lo siguiente:

“Todo lo que el poder del mundo hace es hecho en círculo. El cielo es redondo, y he oído que la Tierra es redonda como una bola, y así también lo son las estrellas. El viento, en su fuerza máxima como tornado, gira en forma circular. Los pájaros hacen sus nidos en círculos. El sol nace y desaparece en círculo en su ascensión, y siempre vuelve una y otra vez al punto de partida. La vida del hombre es un círculo, que va desde la infancia hasta la vejez, y así hasta nuestro renacer. Nuestras tiendas eran redondas como los nidos de las aves, y siempre estaban dispuestas en círculo, así como en círculo crecíamos nuestra nación, el nido de muchos nidos, donde el Gran Espíritu quiso que criáramos a nuestros hijos”.

Para los antiguos celtas esa es toda la esencia del misterio de la vida. El circular, el espiral. El tiempo, una de las tres líneas tan importantes para el imaginario celta, se vuelve alrededor de sí mismo. Los aztecas creían que ciertas flores que tenían en su centro espirales, eran la alegría del mundo, mostrando el ciclo del sol, cuando nace y se pone, las estaciones, solsticios, ciclos, así como la vida de los hombres. Los orientales hablan del kundalini, del flujo de una energía en espiral, de los remolinos energéticos que deambulan nuestros cuerpos.

La Espiral y los Vortex Energéticos

Como vortex de energía, las espirales encontradas en vestigios antiguos expresaban un entendimiento del cosmos, de la energía vibrante, de la vida, o lo contrario. Tradicionalmente, los ancestros comprendieron que las espirales en el sentido horario representaban el nacer, el sol, la vida, el mundo de arriba, la transformación por las experiencias exteriores. Pero el sentido anti-horario, representaban la luna, la muerte, el otro mundo, el mundo de abajo, el mundo de los sueños y alucinaciones, intuición, las experiencias transformadoras venidas desde nuestro interior.

Para los hindúes, lo que en nuestro mundo terrestre era en el sentido contrario a las agujas del reloj (hacia la izquierda) en el otro mundo, correspondía al sentido horario. Hoy se sabe que estos simbolismos expresan las funciones cerebrales, el lado izquierdo del cerebro regula el lado derecho de nuestro cuerpo, el lado derecho regula el lado izquierdo del cuerpo. No es bueno, ni malo, sólo diversidades que componen el universo, una perfecta simbiosis, una perfecta composición de energías.

Si vemos varios lugares sagrados de los antepasados, desde el paleolítico, en cualquier parte del mundo, notaremos siempre la comprensión circular y en espiral…

La espiral es la energía vital, es la energía en movimiento, ¡es el viaje mismo!.


Para conocer más sobre la geometría sagrada: