Saltar al contenido
El Sendero del Chaman

Mujer medicina

Mujer Medicina

Mujer Medicina

 

La Mujer Medicina es un arquetipo misterioso, uno que trasciende todas las culturas y direcciones del tiempo. Las mujeres desarrollan tales habilidades a medida que se convierten en cuidadoras de familias y comunidades; muchos de nosotros estamos llamados a vivir en armonía con la Madre Tierra todos los días para convertirnos en conductos donde quiera que estemos.

Toda mujer amor es una mujer medicina. Una mujer que se llena de fuerza, que alimenta de bondad a quienes le rodean, que mira con los ojos serenos de la vida, que se sincera con su identidad, que sana con un beso.

Una mujer medicina es aquella que llena de energía, que infunde y transmite cariño, que abraza al amor con amor, que eleva sus secretos, que profundiza, que es generosa, que conoce el perdón, que vive en gracia, que enseña su saber.

Una mujer medicina es humana, compasiva, sabedora de su poder, de su inspiración, de su permanencia, de su caos y su orden, defensora de su vida, de sus necesidades, de sus sueños y de la cesta de sus olvidos.

Es Mujer que pone su empeño en su bienestar, que se acepta a sí misma, que comprende su presente y tiene en cuenta su pasado.

A través de sus experiencias y de su conocimiento la mujer medicina comparte la profundidad del tiempo, la trascendencia de sus anhelos y la importancia de amontonar los sueños cumplidos.

Toda mujer tiene dentro del alma una guerrera que le palpita, que le da luz, que le brinda esperanzas, fuerzas y armas para luchar.

Anónimo.

 

Lectura recomendada: Soy una mujer indígena

 

El camino de la mujer medicina se vuelve inevitable; en otras palabras, es una expresión de la fuerza vital cuando cultiva una conexión con la Madre Tierra … La forma en que se expresa es irrelevante. Se trata de la interconexión.

 

LA MUJER QUE HA SANADO

“La mujer que se ha sanado sabe que ayudar a otras mujeres para que sanen es la mejor forma de expandir la conciencia.

La mujer que ha sanado sus heridas sabe que honrar su linaje y el de sus hermanas es atraer felicidad y alegría a su vida.

La mujer que ha sanado sabe que no existe una sanación absoluta, por tanto, no descuida ni su cuerpo, ni sus emociones y mucho menos sus pensamientos.

La mujer que ha sanado comparte toda su sabiduría sin esperar que otras mujeres o personas hagan lo mismo, pues sabe que siempre será recompensada de mil y una maneras por despertar conciencias.

La mujer que ha sanado ya no tiene necesidad de juzgar o sentirse juzgada, también ha dejado de culparse o culpar a otros, simplemente ve en cada fracaso una oportunidad de crecimiento.

La mujer que ha sanado sabe que su mejor medicina es el amor incondicional hacia todos los seres con los que comparte su existencia aquí, en este planeta llamado Tierra.

La mujer que ha sanado sabe que su cuerpo está compuesto de los mismos elementos que contiene la naturaleza, por eso trata de no dañarla y enseña a sus hij@s a respetarla.

La mujer que ha sanado sabe que su útero no es un lugar para albergar dolor, sabe que es un lugar donde se gesta la vida y es donde ella guarda su poder de creación y manifestación.

La mujer que ha sanado sabe que bendecir su camino y el de sus hermanas sirve para atraer a su vida la plena abundancia.

La mujer que ha sanado nunca duda de sus decisiones y jamás vuelve a mirar hacia atrás, porque sabe que lo único que importa es el ahora.

La mujer que ha sanado sabe que para avanzar tiene que haberse perdonado. Haber perdonado absolutamente todo significa elevar su propia espiritualidad.

La mujer que ha sanado sabe que llevar cualquier ritual a la vida cotidiana es crear belleza y armonía a su alrededor.

La mujer que ha sanado sabe que no hay fuerza más poderosa que la de la risa y la del amor.

La mujer que ha sanado sabe que el hombre no es su contrincante ni su dueño, sabe que es su compañero y su cómplice.”

 

Lectura recomendada: El Poder de la Mujer

 

La Mujer Medicina sabe que todas las respuestas se encuentran en la naturaleza. Cuando encontramos nuestro camino para estar en armonía con la vida, encontramos la medicina que necesitamos.

 

“…decían las abuelas sabias de Tiwanaku, que quienes pueden ver el campo áurico y energético de las personas, saben que una mujer se ha convertido en madre desde el primer momento que comienza a transformarse, pues su campo áurico crece y multiplica su tamaño, como si fuera una giganta achachila y se llena de colores magníficos que irradian luz. Entonces, decían, solo a estas mujeres que serán madres se les puede llamar Diosas, pues su luz se asemeja a la de los mismos guardianes de las montañas”.

(Sabiduría Amawtica de Tiwanaku).

 

ODA A LA MUJER MEDICINA

Te honro mujer medicina;
Eres la primera y la última,
la respetada y la despreciada,
la impura y la sagrada,
la esposa y la virgen,
la estéril y la fértil.


Eres aquella a quien
se ha odiado en todas partes
y a quien se ha amado
en todas partes.


Eres aquella a quien llaman vida,
y a quien también han llamado muerte.


Eres aquella a quien llaman ley,
y a quien habéis llamado
anarquía.


Eres aquella a quien
han perseguido,
y eres aquella a quien
han atrapado por ser maga.


Eres aquella que han
esparcido, y han
recogido y reunido.”


Por llamarte bruja
Te Honro maga 
mujer de luz
Tejedora de sueños
Fuente inagotable de amor
Mujer sagrada
Mujer medicina
Mujer chamana
Diosa del universo.


Amate y sonrie ante todo
bella creacion divina
Que el gran espiritu
te guie siempre por
el camino del amor.


Deja huellas inborrables
Vive tu vida y honrrate
a ti misma como maga que
Eres por los e siglos entre siglos
Asi es asi sera !!!

LA MAGIA