Saltar al contenido
El Sendero del Chaman

Tu Cuerpo, Mente Y Espíritu experimenta una poderosa evolución cada 7 años

Tu Cuerpo, Mente Y Espíritu experimenta una poderosa evolución cada 7 años

Tu Cuerpo, Mente Y Espíritu Experimenta Una Poderosa Evolución Cada 7 Años

Como ser humano, estás cambiando y evolucionando constantemente hacia la mejor versión de ti mismo. Es un viaje hacia la madurez y el despertar espiritual que requerirá desafíos y pruebas en el camino, te empujará fuera de tu zona de confort y facilitará el crecimiento personal. ¿Dónde estás en este viaje?

Mientras que algunos simplemente ven el viaje hacia el despertar espiritual como un viaje continuo que no se puede comparar de una persona a otra, ya que creen que no hay señales establecidas en el camino que lo puedan predecir, otros creen que todo este viaje del: cuerpo, mente y alma siguen un camino predecible que puede aplicarse de persona a persona.

Si bien la velocidad a la que recorres este camino puede variar en diferentes etapas de tu vida, al analizar periodos de tiempo más amplios, los expertos pueden predecir dónde deberías estar, aproximadamente, debido a tu edad. Recuerda, por un momento, quién eras cuando ingresaste a 1er grado, donde los demás estudiantes del 1er grado estaban mentalmente, y luego compara eso con tu estado físico, mental y espiritual al ingresar al noveno grado, etc.. Si bien ciertamente hay algunas partes donde el viaje podría variar demasiado (especialmente si te enfocas en un viaje religioso, por ejemplo, y/o en tu relación con tu Dios), hay similitudes innegables …

Solo observa la estatura física de un estudiante de primer grado versus un estudiante de noveno grado. Para el noveno grado, empezabas a lidiar con cambios hormonales que probablemente ni siquiera sabías que existían cuando cursabas el primer grado. Hay una gran diferencia en el grado de inteligencia por supuesto, pero ¿qué pasa con el conocimiento sobre la vida? A medida que creces, experimentas más en la vida, aprendes más sobre ella y, como tal, te desarrollas mental y espiritualmente. Tal vez tuviste tu primer amor real en el noveno grado y, posteriormente, es posible que también hayas experimentado tu primera decepción. Es posible que en esa etapa tuviste tu primer trabajo (¿entregando periódico? ¿cuidando de niños? ¿lavando carros?) Que por ende, te enseñó lecciones importantes sobre el valor del dinero.

Reflexionando sobre esto, el filósofo Rudolf Steiner desarrolló una teoría relacionada con las etapas de la vida, creyendo que estas etapas de desarrollo podrían agruparse en períodos de 7 años. Si bien es posible que todos nos movamos a nuestro propio ritmo dentro de cada una de estas etapas, lo que permite cierta individualidad y diferencia en el desarrollo de una persona a otra, en general, todos nos movemos de una etapa a otra al mismo tiempo en nuestras vidas. Luego llevó esto un paso más allá, comparando estas etapas con los ciclos astrológicos , revelando la forma en que la energía del Universo puede impactar este desarrollo.

Cada una de estas etapas es necesaria y nos prepara para lo que encontraremos en este momento de nuestras vidas. Si hay algo que todos debemos reconocer, es que el crecimiento y el desarrollo no son opcionales. Cualquiera que busque tener éxito en la vida encontrando alegría, felicidad, éxito y más, primero debe convertirse en una persona capaz de experimentarlo, así como capaz de experimentar los desafíos que tendrá que superar para lograrlo.

 

Aquí Están Los 7 Años De Vida De Rudolf Steiner:

 

0-7 años

La primera etapa de su vida incluirá un crecimiento y desarrollo significativos. Después de todo, no se puede negar que un niño de 7 años está MUCHO más desarrollado en todas las formas que un recién nacido. Cuando entramos en este mundo tenemos muy poco o ningún conocimiento real. Impulsados por las necesidades biológicas asociadas con la supervivencia, no estamos preparados para manejar nada en el mundo por nuestra cuenta. Esta es la razón por la cual los padres desempeñan un papel tan vital para proveer a sus hijos, no solo físicamente, sino también para satisfacer sus necesidades mentales y espirituales. Es durante los primeros años que un niño aprende los conceptos básicos de amor, conciencia, conciencia, emociones, creatividad y personalidad. Cada uno de estos será increíblemente importante a medida que continúen creciendo a lo largo de sus vidas. Estos niños pequeños y altamente impresionables establecen la base de todo lo que saben que es verdad a través del aprendizaje de sus padres, por lo que es necesario que los padres les den un buen ejemplo. Es por esta razón que los niños criados por padres emocionalmente inestables a menudo luchan tanto en los últimos años. Esta es también la etapa de la vida en la que aprendemos el concepto del lenguaje y con él, el valor y el poder de la comunicación.

 

7-14 años

Si bien los niños de esta edad aún dependen de sus padres de muchas maneras, comienzan a aprender y explorar sus propias capacidades. Al hacerlo, realmente comienzan a descubrir su propia personalidad, reconociendo que puede diferir de lo que sus padres pudieron haberles inculcado a una edad más temprana. Físicamente, los niños comienzan a moverse a través de la pubertad, un paso necesario desde la infancia hacia sus vidas adultas. Este es a menudo un momento muy inseguro e inquietante en la vida de un niño, ya que los cambios que experimentan los hacen sentir incómodos, vulnerables e incluso, en algunos casos, atemorizados. Por esta razón, necesitan que sus padres les proporcionen seguridad y confianza para seguir aprendiendo y creciendo, redescubriéndose a sí mismos. Los niños comienzan a desarrollar ‘habilidades de gente’ en esta etapa, aprendiendo cómo interactuar con otros.

 

14-21 años

A medida que nos volvemos más conscientes de nosotros mismos en esta etapa, aquí es donde realmente comenzamos a descubrir qué nos trae alegría y felicidad. Es posible que hayamos participado en varios pasatiempos como niños porque nuestros padres nos animaron a hacerlo, e incluso se divirtieron haciéndolo, pero es en esta etapa donde un niño reflexiona sobre si esto es algo que llevarán a sus vidas adultas. A medida que se desarrollan físicamente, también se encontrarán más conscientes de su propia sexualidad y de la atracción sexual, notando a los demás de una manera completamente nueva. Al mismo tiempo, sin embargo, también comenzarán a desarrollar su fuerza de voluntad y autocontrol cuando se trata de pensamientos y sentimientos sexuales. Frente a un nuevo nivel de independencia, las personas en esta etapa comienzan a comprender sus fortalezas y debilidades, Una idea inicial sobre su propósito en la vida y sus limitaciones personales. Gran parte de este crecimiento se realizará a través de cometer errores, pero lo que más importa es cómo aprendes de ellos.

 

21-28 años

Si bien el individuo experimentó un crecimiento serio en la etapa anterior, esta etapa se considera más como un proceso de refinamiento. Este es el punto en la vida donde uno se aleja de su adolescencia y comienza a prepararse mental y emocionalmente para las exigencias de la edad adulta. Puede ser increíblemente abrumador, y es importante no ejercer demasiada presión sobre sí mismo para moverse a través de esta etapa demasiado rápido. Hay una buena razón por la que se cree que las etapas duran 7 años, lo que proporciona tiempo para trabajarlas a un ritmo más realista. Es a esta edad que la mayoría de las personas comienzan a comprender y abrazar verdaderamente su personalidad individual, incluso si no se ajusta a las normas sociales. También es la etapa en la que las personas comienzan a ver las relaciones y las conexiones como una asociación más duradera en lugar de simplemente algo que les brinda alegría por un período de tiempo más corto sin preocuparse por el futuro. Como tales, están mucho más en sintonía con las necesidades de su pareja y con las suyas.

 

28-35 años

Comenzando a ganar confianza en la personalidad de cada quien en la etapa anterior, esto abre la puerta para explorar verdaderamente la creatividad de uno mismo a esta edad. Es por esta razón que muchos harán los mayores avances en sus carreras durante esta etapa de la vida. La creatividad no solo alienta a aquellos en campos artísticos como pintores, músicos y escritores, sino que también proporciona una nueva forma de pensar que puede abrir la puerta a nuevas soluciones a viejos problemas. Esto puede llevar a grandes desarrollos en investigación, tecnología e incluso la forma en que uno elige manejar las situaciones en un entorno de oficina. Esto desencadena una nueva forma de ver la vida como un todo, que puede llevar a uno a reconsiderar sus creencias espirituales. Es importante no luchar contra esto, sino explorarlo.

 

35-42 años

Ahora que uno ha comenzado a entenderse mejor a sí mismos y los conceptos que se han aprendido en la vida, esta es la etapa en la que muchos se sienten obligados a comenzar a compartir este conocimiento con aquellos que aún se encuentran en las etapas más tempranas del viaje. Esto puede llevar a contratar un mentor en el trabajo, satisfacer esta necesidad a través de la crianza activa en el hogar o, si uno no tiene sus propios hijos, llevar a un niño de su familia o comunidad cercana «bajo su protección». También es en esta etapa que las personas comienzan a mirar hacia atrás en sus vidas y re evalúan las decisiones que han tomado hasta este punto. ¿Están contentos con su carrera? ¿Sus hábitos siguen sirviéndoles de manera positiva? ¿Qué cambios pueden hacer para mejorar sus vidas? Es hora de reconsiderar qué sirve para hacer avanzar uno, y qué es lo que lo detiene.

 

42-49 años

Se cree que este es uno de los cambios más dramáticos que se experimentarán durante la edad adulta, lo que a menudo nos lleva a lo que llamamos una «crisis de la mediana edad». Las personas se vuelven repentinamente conscientes, debido a la increíble introspección de la etapa anterior, de los sueños no cumplidos, las experiencias no vividas y los objetivos perdidos durante toda su vida. Más conscientes que nunca de que su tiempo en la Tierra es limitado, comienzan a cuestionarse si alguna vez lograrán todo lo que querían lograr, creando una presión para que las cosas sucedan AHORA. Algunas personas intentarán revivir a sus «yo´s» jóvenes como si al hacerlo les ayudara a hacer retroceder las arenas del tiempo. Otros simplemente se deprimirán de esta revelación que cae ante sus ojos. Se dice que esta es la etapa en la que se descubre el amor incondicional. Es importante encontrar un equilibrio entre celebrar los logros de uno y vanagloriarse.

 

49-56 años

Cuando comenzamos a entrar en un período de deterioro físico, esta etapa nos pedirá que reconsideremos la manera en que nos vemos a nosotros mismos y todo lo que hacemos. Esto puede poner en tela de juicio muchos de nuestros hábitos, ya que intentamos hacer cambios para prolongar nuestras vidas y mantenernos jóvenes de cualquier manera que podamos. Por ejemplo, uno puede reconsiderar sus hábitos alimenticios, o tratar de salir y moverse más a menudo al unirse a un grupo de caminata. Este deterioro físico también resaltará la inevitabilidad de la muerte, lo que conducirá una vez más a cuestionar las creencias espirituales, esta vez con el concepto de muerte, el posible juicio y la vida futura en mente. Esta puede ser una experiencia emocional que hace que sea increíblemente difícil para algunos, sin embargo, es necesario.

 

56-63 años

A medida que uno pasa a esta etapa de la vida, comienzan a mirar hacia atrás y a responder todas las preguntas de la etapa anterior y encuentran aceptación en lo que han descubierto. Esto incluye la aceptación de su vida mortal, sus creencias espirituales, su estado físico actual, todo lo que han logrado en esta vida y la marca que están dejando en ella. En última instancia, esto trae paz y tranquilidad, ya que ya no luchan contra las arenas del tiempo, sino que las aceptan. A menudo es en esta etapa cuando uno comienza a prepararse para un nuevo capítulo de la vida con la jubilación en el horizonte. Esta es una mentalidad completamente nueva, que tendrá un impacto en la forma en que ven muchas áreas de su vida. Las relaciones se evaluarán para determinar si proporcionan una conexión real en el futuro, se eliminarán responsabilidades y preocupaciones innecesarias.

 

63-70 años

Una aceptación más profunda comienza a establecerse en esta etapa, permitiéndole al individuo mirar hacia atrás en su vida y sentirse cómodo en las muchas oportunidades que ha tenido en el camino para crecer y cambiar. Comenzarán a reconocer verdaderamente este viaje, aquellos que jugaron un papel importante en él y cómo los definió en el camino. Esta es también la etapa en la que uno comienza a reconocer las diferencias entre ellos y los demás a su alrededor, abrazando estas diferencias en lugar de combatirlas. Ya no les importa cómo otros pueden verlos o juzgarlos, aceptándose a sí mismos y a los demás, por quienes son sin condiciones. Las relaciones que han sobrevivido a esta etapa de la vida serán más profundas y más valiosas que nunca, y revelarán a las personas que realmente importan. Al mismo tiempo, Las personas en esta etapa ya no pueden molestarse en hacer sacrificios por personas o situaciones que no consideran importantes. Aquí es donde comienza a desarrollarse el estereotipo de la «persona mayor amargada». Sin embargo, no es que no les importe nada, solo son selectivos de dónde invierten su energía.

 

70-77 años

Al darse cuenta de que la vida es corta, uno comenzará a notar y apreciar verdaderamente las sutilezas de la vida en esta etapa específica. Las cosas más pequeñas pueden traerles alegría de repente, como la posibilidad de disfrutar de una taza de café o té con un buen amigo, o la vista de los rayos del sol de la mañana entrando por la ventana. Esto les permitirá amar y apreciar verdaderamente las relaciones que aún mantienen con amigos y familiares, lo que a menudo los lleva a querer pasar más tiempo con sus seres queridos. También hay un deseo renovado de compartir sus conocimientos y experiencias con los demás, especialmente ahora que sienten que están empezando a entenderlo todo de verdad. Si bien pueden volverse físicamente frágiles, su estado espiritual es más fuerte que nunca.

 

77-84 años en adelante

Para aquellos que experimentan esta etapa, es una que trae un «nuevo yo». Mirando hacia atrás, a la vida y todo lo que han aprendido a lo largo de los años, tienen un nuevo entendimiento de quiénes son, a qué se enfrentaron, por qué tomaron las decisiones que tomaron y cómo esas elecciones ayudaron a llevarlos al escenario que son hoy. Esta autoconciencia es poderosa y calmante, fortalecedora y pacífica. Aceptan sus errores y todas las oportunidades perdidas, atando cabos sueltos en un intento de evitar llevar cualquier resentimiento con ellos a su lecho de muerte. Esto les ayudará a encontrar una mayor resolución, permitiendo una transición fácil a la muerte (o la otra vida si uno cree en eso).

 


Traducido al español por personal de El Sendero del Chamán
Fuente: awarenessact