Saltar al contenido

Algunas almas no se separarán

Algunas almas no se separarán

¿Has sentido una conexión muy fuerte con alguien a quién has visto por primera vez?

Cuando eso sucede es porque nuestras energías se reconocen y percibimos que la otra persona forma parte de quiénes somos de alguna manera y que no importa qué caminos la vida nos haga recorrer, estando físicamente juntos o no, siempre estaremos ligados de alguna manera.

Cuando reconocemos a este tipo de personas, la comunicación ocurre de una manera totalmente diferente. No necesitamos estar a su lado para saber cómo se siente, y no necesariamente necesitamos hablar para saber cuando algo no está bien.

Estamos ligados por algo mucho mayor, que existe más allá del tiempo y del espacio.

Se cree que antes de la encarnación, las almas llegan a un acuerdo entre ellas mismas, para siempre estar presentes uno del otro, apoyándose unos a otros, para caminar juntos por el camino de la evolución . Al entrar en este mundo, estamos unidos a ellas y siempre las buscaremos para compartir recuerdos, curaciones y lecciones de cada nuevo ciclo.

El pacto que nos une es tan fuerte, que no importa si seguimos senderos diferentes o dejamos de verl@s, siempre estaremos conectados, porque estamos unidos por la energía del amor, que es mayor que todo lo que conocemos. Es por eso que la fuerza de ese vínculo escapa a nuestro completo entendimiento.

Lectura recomendada: Llamas gemelas

Los acuerdos realizados entre almas no poseen una fecha de caducidad.

Estaremos juntos hasta que aprendamos todas las lecciones que necesitamos, aunque eso lleve más que un tiempo de vida.
Es por eso que muchas veces, al ver a una persona, parece que ya la conocemos de mucho tiempo atrás e incluso sin saber por qué, pero ya sentimos algo especial por ella.

Estas almas tan especiales no necesariamente se unen a nosotros de una manera romántica. Ellas pueden ser un amigo, un padre, una madre, un hijo e incluso un desconocido, de quien acabamos acercándonos mucho.

No importa quién sea, esta persona tiene una participación muy intensa en nuestra historia, y ciertamente forma parte de nosotros. Cuando aprendemos a valorar esa relación y aprender con él/ella, creceremos día tras día, evolucionando como personas y también como espíritus.

Por lo tanto, valore esta relación y entienda que cada persona que está en su vida tiene algún papel que desempeñar en su viaje.

Nadie viene por casualidad

Tenemos la oportunidad de aprender y evolucionar con cada alma que vayamos encontrando.

Si es que crees todavía no has podido reconocer a tus almas gemelas conscientemente, no hay problema. Tu corazón y espíritu siempre sabrá quién son esas personas, y si permites que él tome el control en determinados momentos, él te guiará exactamente hacia donde tu debe estar. Recuerda: Quién elige el camino del corazón no se equivoca nunca. ¡No olvides eso!.