Saltar al contenido

Recargar nuestra energía vital con los Árboles

Recargar nuestra energía vital con los Árboles

Recargar nuestra energía vital con los Árboles

Para los Celtas los árboles representaban la esencia de la vida, creían que cada árbol poseía un espíritu sabio, que sus rostros podían verse sobre la corteza de sus troncos y sus voces escucharse a través del sonido de sus hojas moviéndose con el viento.

Aquellas creencias son consideradas hoy una rica sabiduría, transmitida a lo largo de generaciones como, por ejemplo, ocurre con el taoísmo, que considera el árbol una pieza fundamental de la vida. A quienes también se les atribuyen poderes sanadores.

Hay toda una filosofía alrededor de esta idea. Los poderes terapéuticos del árbol van desde cargarnos de buenas vibraciones hasta su uso como un remedio para curar dolencias, atribuyendo a cada tipo de árbol una propiedad diferente.

Lectura recomendada: TRISKEL: El poderoso símbolo Celta

 

Los árboles pueden realmente provocar cambios positivos en nuestra salud sobre condiciones como la depresión, en nuestros niveles de concentración, estrés, y algunas formas de enfermedad mental.
Algunas investigaciones mostraron que los niños funcionan mejor y son más creativos cuando se involucran con plantas y árboles.  También se descubrió que pasar tiempo cerca de los árboles, así como abrazarlos, también alivia los dolores de cabeza.

Cuando estés abrumado, abraza a un árbol. Te serenará.
Cuando estés triste, abraza a un árbol. Te brindará seguridad.
Cuando estés ansioso, abraza a un árbol. Te dará sosiego.
Cuando estés desconectado, abraza a un árbol. Te conectará.
Cuando estés juguetón, abraza a un árbol. Lo aliviarás.
Cuando estés feliz, abraza a un árbol. Compartirás tu bienestar.
Cuando estés alineado, abraza a un árbol y serás Tierra con él.

 

 

Estas son las cualidades energéticas de algunos Árboles:

Abraza un Sauce:

Reducen la tensión sanguínea y fortalecen el aparato urinario y la vejiga.


Abraza un Cipres:

Reducen el calor  y nutren la energía Yin.


Abraza un Abeto

Ayuda a reducir la hinchazón y a curar los huesos rotos más rápido.


Abraza un Olmo

Tranquilizan la mente y fortalecen el estómago.


Abraza un Arce

Persiguen vientos mal sanos  (cuando la energía Chi está afectada)  y mitigan el dolor.


Abraza a un Pino

Irradian mucha “energía Chi”, por lo que nutre la sangre, fortalece el sistema nervioso y contribuye a prolongar la vida.


Abraza una higuera

Limpian el corazón y ayudan a eliminar la humedad del cuerpo.

Lectura recomendada: 5o Plantas que atraen energía positiva

 

 

Recargar nuestra energía vital con los Árboles

Cuando sientas que te invade la soledad; cuando sientas que no puedes más… abraza fuerte a un amig@… un árbol… abrázate a ti mismo y sentirás que todo vuelve a ti…

Para aprovecharnos de las bondades de estos maravillosos seres, es como lo expuso Prem Raja Baba, autor de El Libro de la Alegría:

“Tocando al árbol con la palma izquierda, pueden pedir verbal o mentalmente lo siguiente:
Amigo/hermano árbol, por favor, libera e integra todos los patrones de energía de mi cuerpo de forma instantánea y continua mientras te abrazo”.

 

¿List@ para atraer energía y aumentar tu autoestima?


Abraza un árbol cada vez que puedas; cierra tus ojos, toca detalladamente su tronco y percibe el aroma de su madera.
Siente la energía mientras lo abrazas. Recuerda que mediante sus raíces te conectas con la Tierra y a través de sus ramas te conectas con el cielo.
Descubre lo beneficioso que es para tu alma contemplar la naturaleza. Diariamente aparta unos minutos para observar el atardecer, escuchar el canto de los pájaros u observar cómo el viento mueve las ramas de los árboles.
Cuando tengas que pensar en algo o tomar una decisión importante, hazlo rodead@ de la naturaleza.
Caminar descalz@ sobre el verde pasto también es una fuente de energía. Pruébalo además como una terapia de relajación en el jardín de tu casa o la próxima vez que vayas al parque. La próxima vez que te encuentres con un árbol, recuerda que tiene algo especial para ti.  
¡Abrázalo!