Saltar al contenido
El Sendero del Chaman

Sanación con las manos

¿Te has preguntado cómo aumentar la sensibilidad de las manos para curarte a ti mismo y a los demás?

Todos los métodos de curación energética se vuelven más eficaces cuando el practicante presenta sensibilidad en las manos. Cuanto más sensibles son nuestras manos, más podemos sentir. Esto vale también para los terapeutas corporales, para los quiroprácticos, osteópatas y diversos otros profesionales que tratan a las personas por medio del toque.

En la cura pránica, es muy importante desarrollar la sensibilidad de las manos, pues no hay estructura sobre la cual apoyarse. El practicante se basa sólo en sus manos para transmitirle los sentimientos o los mensajes energéticos.

En la parte central de nuestras manos hay una pequeña puerta, comúnmente conocida como chakra, que emite y recibe el prana. Es el desarrollo de esa puerta que aguza la sensibilidad de nuestras manos. Cuanto más esté abierta esa puerta, más fácilmente la energía fluirá a través de ella, en los dos sentidos; es lo que significa tener manos sensibles.

Para abrir esa puerta, concentra tu atención en las manos. Al principio tal vez sea más fácil abrir la puerta colocando un dedo en el centro de la otra mano. Eso es suficiente para abrir el chakra de la mano. Trata de hacer este ejercicio con regularidad; hazlo de cinco a diez minutos al día, durante tres o cuatro meses, es suficiente para activar permanentemente sus manos.

Otro buen ejercicio para aumentar la sensibilidad de las manos es mantener las palmas cercanas una de la otra, sin tocarse. Lentamente, aleja las manos hasta una distancia de unos cuarenta centímetros; y permite que lentamente vayan acercándose de nuevo.

Esto debe hacerse de cinco a diez minutos a la vez. El prana tarda unos minutos en concentrarse entre las manos. Manténlas cerca hasta que sientas cierto calor o tengas una sensación de electricidad entre ellas; entonces, muy despacio, aléjalas de nuevo. Normalmente, ocho de cada diez personas pueden sentir el prana en el primer intento y la mayoría puede sentir inmediatamente los límites del cuerpo etérico a medida que las manos se acercan lentamente. Así que ten paciencia.

¡Cuéntanos tu experiencia!.