Saltar al contenido

Recárgate con la energía del Sol

Ejercicio para cargarnos con la energía del sol

Comparto este ejercicio de cargarse con la energía del sol, que fue una práctica espiritual en sociedades antiguas que tenían como parte de su cultura vincularse espiritualmente con el Sol.

Como hacer este ejercicio

El ejercicio consiste en pararse frente al sol por la mañana con los ojos cerrados. Este ejercicio no se hace al mediodía ni a la tarde, sólo por la mañana, cuando nos levantamos.

Hay que comenzar a sentir el calor del sol en el cuerpo.

Luego que uno está parado, hay que poner las palmas de las manos mirando al sol como si fueran unos radares (sin elevar los brazos, las manos deben estar al costado del cuerpo).

Se empieza a absorber energía del sol en las manos junto con la respiración. Cada vez que inhalo siento como la energía del sol ingresa en mis manos.

Luego de eso, hay que imaginarse de a poco que nuestra cabeza es el sol y que brilla como el sol. Nuestra cabeza se convierte en el sol. Todas nuestras células del cerebro brillan como el sol.

Luego de un rato, hay que imaginarse que nuestra garganta se convierte en el sol y comienza a brillar como el sol. Toda nuestra garganta se ilumina de color dorado y brilla.

Luego de esto, hay que imaginarse que nuestro pecho se convierte en el sol. El pecho comienza a brillar como el sol.

Luego pasamos al abdomen. Todo nuestro abdomen se convierte en el sol y comienza a brillar.

Finalmente, todo nuestro cuerpo es el sol. Somos el sol. Brillamos como el sol. Tenemos el calor del sol. Iluminamos como el sol. Mantenemos esta imagen y esta sensación por unos minutos.

Luego, de a poco tomamos conciencia de nuestro cuerpo y abrimos los ojos.

Podemos encontrarnos que estamos transpirados y tenemos mucho calor. No pasa nada.

Este ejercicio se puede realizar unas cuantas veces por mes, especialmente cuando sentimos que estamos muy cansados o con pensamientos oscuros.

Martín Armando

Otros Ejercicios:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios (2)

Desde este año empecé a sentir que quiero la energía del sol en mi cuerpo. Empecé a exponerme un poco más al sol y ahora lo saludo haciendo posturas de yoga.

Responder

Aho!.. que bendición!

Responder