Saltar al contenido

Cómo deshacerte de la energía negativa en tu cuerpo

Cómo deshacerte de la energía negativa en tu cuerpo

 

Desitoxicando el cuerpo y tu entorno

Cuando se trata de librar al cuerpo de energía tóxica, una buena alimentación es un buen lugar para comenzar, pero a veces se necesitan más que ensaladas orgánicas y vitaminas para enfrentar a tus demonios internos. Si te sientes particularmente pesado en lo referente a tu energía, prueba estas técnicas de limpieza y libérate de los malos pensamientos que te impiden alcanzar tu verdadero potencial.


Baño de bosque

  • Si tienes un caso agudo de pesadez energética, es hora de volver a la naturaleza con un baño de bosque. En lugar de caminar por el sendero solamente para ir del punto A al punto B, tómate tu tiempo para respirar la increíble energía curativa del bosque y su abundancia de oxígeno que impregna el aire. Llévate tus cristales favoritos (recomendamos la Amatista y la Turmalina) y recorre el sendero a tu propio ritmo, tomándose el tiempo para notar el increíble milagro de la vida que lo rodea. Y no, no es necesario que te lleves botes con agua y te des de hecho un “baño en el bosque” con el puro de hecho de respirar en la naturaleza será suficiente, aunque si lo tuyo es en definitiva tomar un baño, te recomendamos un baño de vapor o temazcal.

 

 


Respiración consciente:

  • Si te sientes estresado o ansioso, la respiración profunda es una forma simple y fácil de restaurar tu mente, cuerpo y espíritu a un lugar de paz y tranquilidad. Inhala positividad y exhala negatividad. ¡Es fácil!

 


Música:

  • Cuando la música te golpea, no sientes dolor. Esa es la magia de la música. Incluso después de los rituales de limpieza, los malos pensamientos pueden persistir, así que descansa con una colección de tus canciones favoritas. Tocar un instrumento es también es una excelente manera de permanecer en el momento presente, porque cuando te concentras en las notas y los acordes, no tienes tiempo para que ningún pensamiento negativo te impida naufragar. Prueba alguna de estas canciones: Música para el Espíritu.

 


Bailar en la sala de estar:

  • Incluso si es que tienes dos pies izquierdos, pon tus melodías de baile favoritas, sube el volumen y baila como si nadie te estuviera viendo. Te sorprenderás de lo fácil que es sacudir esa carga pesada que llevas sobre la espalda. Además, es más barato que la terapia y mucho más divertido!

 


Baño purificador:

  • El agua es increíblemente curativa por sí misma, de modo que cuando agregas los mágicos poderes de limpieza y rejuvenecimiento de la sal de mar , hace que tu baño sea cada vez más reparador. Agrega de 2 a 4 trozos de rocas de sal a tu baño, unas gotas de sus aceites esenciales favoritos y cristales curativos como amatista, aventurina y cuarzo rosa.

 


Acupresión facial para reducir el estrés:

  • Es posible que no nos demos cuenta, pero muchos de nosotros tenemos tensión en la cara. Libérate del estrés cotidiano y calma la mente con  la acupresión en el tercer ojo (este punto se sitúa justo en el centro de las cejas, por encima de la nariz. Para estimularlo tienes dos mecanismos:
    • El primero es simple: solo tienes que aplicar presión con tu dedo índice durante 60 segundos.
    • La segunda forma es muy relajante: sin levantar el dedo del “tercer ojo”, ejerce un movimiento circular. 

 


Ejercítate:

  • Finalmente, cuando nada más funciona, y aún te sientes enojado o triste, a veces lo mejor que puedes hacer es sudarlo. De hecho, muchos médicos recetan ejercicios para combatir el estrés, la depresión y la ansiedad. Sea lo que sea que elijas, sal a correr, haz yoga, levanta pesas, nada, sal a caminar, juegue al tenis; un buen ejercicio ayudará a limpiar tu mente de pensamientos negativos.

 

 


Ahora que sabes cómo limpiar tu casa con salvia, cristales curativos y otras herramientas de limpieza sagradas, es hora de que todos los destructores de sueños, vampiros de energía y tu propio crítico interno salgan de tu vida porque tu transformación espiritual acaba de empezar. ¡Bendiciones y buen camino!

Aho!