Saltar al contenido

La meditación Vipassana

La meditación Vipassana

La meditación Vipassana

 

Es probable que no hayas oído hablar de la meditación Vipassana, pero ciertamente has oído hablar de el Mindfulnessla atención plena. Pero, ¿sabías que “mindfulness, esta locura que está arrasando el mundo occidental, se ha practicado durante miles de años con su nombre original, Meditación Vipassana?

Vipassana significa literalmente “visión” o “visión clara”. Se trata de ver las cosas como realmente son sin juicio, argumento o interpretación. En la tradición budista, esta forma de meditación está destinada a proporcionar una visión de la verdadera naturaleza de la realidad.

Y esto no es solo la naturaleza en el sentido teórico, esta es en realidad la meditación que el Buda practicó mientras estaba inmerso en la naturaleza, sentado bajo el árbol.

 

Cómo practicar la meditación vipassana

No hay nada complicado en este estilo de meditación , de hecho es “prácticamente” muy simple. Nos pide que seamos conscientes y observemos lo que está sucediendo en el momento presente.

Para practicarlo, simplemente encuentra un asiento cómodo y respira normalmente, sin ningún esfuerzo adicional. Luego, enfoca tu atención en tu respiración y en como sube y baja tu vientre con ella. Aquí es donde debe permanecer tu atención, ya que esto es todo lo que debería estar sucediendo en este momento.  Cuando la mente se distrae, como inevitablemente lo hará, los pensamientos observan la distracción y la etiquetan.

Entonces, por ejemplo, si hay un sonido fuerte que exige tu atención, etiqueta ese pensamiento como “escuchar”. Si la distracción es interna, como pensamientos del pasado o del futuro, reconozca y etiqueta esos pensamientos como “recordar o planear”. La idea no es castigarse a sí mismo por estas distracciones, sino simplemente ser conscientes de ellas, etiquetarlas y volver a la atención del aliento ascendente y descendente.

Se sugiere que practiquemos esta meditación durante una hora al día, pero también que llevemos esta mentalidad con nosotros en todo lo que hacemos. Si practicáramos la meditación Vipassana todo el día, continuaríamos observando y etiquetando cada actividad en la que participamos. Ya sea que se trate de “abrir la puerta” o de “lavar los platos”, la atención consciente debe estar siempre presente.

 

Manténgase presente y evite las etiquetas negativas

La idea aquí es realmente estar completamente presente en lo que sea que estés haciendo. A menudo nos distraemos y estamos tan desconectados del momento presente que no vemos las cosas como realmente son. Además, la asignación de un significado arbitrario a cada uno y todo lo que encontramos nos lleva incluso más lejos de esta verdadera naturaleza de las cosas.

Por ejemplo, generalmente pensamos que hacer los platos es una tarea molesta y mundana. Por lo tanto, le asignamos una etiqueta negativa y posiblemente nos volvamos irritables mientras lo hacemos. En cambio, la meditación Vipassana nos alienta a pensar que esta tarea no es ni buena ni mala, sino simplemente “es” lavar los platos.

Ninguna tarea es intrínsecamente buena o mala, son solo nuestros pensamientos acerca de ellos lo que nos hace parecer buenos o malos. Ser consciente de estos pensamientos y alejarse de las asociaciones negativas, puede cambiar su estado de ánimo y actitud de la resistencia a la satisfacción.

 

¿Deberías probar la meditación Vipassana?

Se ha demostrado que la atención plena tiene beneficios increíbles. Desde mejorar el estado de ánimo hasta aliviar la depresión y mejorar los alimentos físicos, la atención plena es algo poderoso. Estar completamente presente en el momento alivia los pensamientos de ansiedad que nos mantienen atados al pasado o al futuro. Nos permite lograr claridad mental para que podamos ver las responsabilidades en nuestra vida con un sentido renovado de calma y propósito.

En un mundo cada vez más estresado, encontrar esta calma es cada vez más atractivo. Por lo tanto, vemos que los negocios, las escuelas, las prisiones y los atletas recurren a la atención plena para mejorar el rendimiento, la productividad y aumentar la felicidad en general.

Todo esto puede parecer demasiado pesado o intimidante al principio, pero la verdad es que es increíblemente simple. Comenzar una práctica de atención plena (mindfulness) o meditación no tiene que ser un gran compromiso, y definitivamente no es necesario comenzar con una hora al día.

Intenta encontrar pequeñas formas de estar más presente en tu vida. Retira el teléfono y simplemente respira, permitiendo que tu mente se calme y que tus pensamientos se retrasen un poco. Prueba esto por un poco más de tiempo cada día y verás qué sucede.

¿Alguno de ustedes ha probado la Meditación Vipassana y tiene alguna sugerencia para los principiantes o quizás alguna historia que compartir? ¡Bendiciones!