Saltar al contenido
El Sendero del Chaman

¿Qué es un trabajador de Luz?

¿Qué es un trabajador de Luz?

¿Qué es un trabajador de Luz?

 

Los Trabajadores de la Luz son almas que poseen el fuerte deseo interior de difundir Luz (conocimiento, libertad y amor) sobre la Tierra.

Ellos sienten esto como su misión. Son a menudo atraídos hacia la espiritualidad y para algún tipo de trabajo terapéutico. Debido a su profundo sentimiento de misión, los Trabajadores de la Luz se sienten diferentes de otras personas. Al experimentar diferentes tipos de obstáculos en sus caminos, la vida los estimula a encontrar su propio camino, único. Los Trabajadores de la Luz casi siempre son individuos solitarios que no se adaptan a las estructuras sociales establecidas.

 

La expresión «Trabajador de Luz» puede provocar malentendidos, ya que se cree que es un grupo superior de almas y no es así.

El ser un Trabajador de Luz parece sugerir que se trata de un grupo, de algún modo, superior a los demás, por ejemplo, a aquellos «no Trabajadores de la Luz».  Y toda esta línea de pensamiento está en desacuerdo con la naturaleza y el propósito de los trabajadores de la Luz. ¿Por qué?

  • Primero: Las pretensión en alguien de superioridad generalmente nos habla de alguien no iluminando. Esto bloquea su crecimiento hacia una conciencia libre y amorosa.
  • Segundo: los Trabajadores de la Luz no son «mejores» ni «superiores» a nadie. Ellos simplemente tienen una historia diferente a la de los que no pertenecen a este grupo. Gracias a esta historia peculiar, de la cual hablaremos más adelante, tienen ciertas características psicológicas que los distinguen como grupo.
  • Tercero: Toda alma llega a ser un Trabajador de la Luz en determinada etapa de su desarrollo. Por lo tanto, la calificación «Trabajador de la Luz» no está reservada para un número limitado de almas.

 

Los Trabajadores de Luz traen consigo la habilidad de alcanzar el despertar espiritual más rápidamente que otras personas.

Ellos llevan semillas internas para un rápido despertar espiritual. Por eso, parecen estar en una vía más rápida que la mayoría de las personas, siempre y cuando así lo elijan. Una vez más, esto no sucede porque los Trabajadores de la Luz sean de algún modo almas «mejores» o «superiores». Sin embargo, son más viejos que la mayoría de las almas encarnadas en la Tierra actualmente. Esta edad «más vieja» debe ser entendida, preferentemente, en términos de «experiencia», más que de «tiempo».

Alcanzaron una etapa particular de iluminación, antes de encarnar en la Tierra y comenzar su misión. Ellos eligieron conscientemente involucrarse en la «rueda kármica de la vida» y experimentar todas las formas de confusión e ilusión que forman parte de ella. Hicieron esto para comprender completamente «la experiencia de la Tierra». Esto les permitirá cumplir su misión. Sólo pasando, ellos mismos, por todas las etapas de ignorancia e ilusión, es que ellos pueden finalmente poseer finalmente las herramientas para ayudar a otros a alcanzar un estado de verdadera felicidad e iluminación.

 

Pero, ¿por qué los Trabajadores de la Luz persiguen esta misión sincera de ayudar a la humanidad, aun corriendo el riesgo de perderse,  en la densidad y confusión de la vida terrestre?

Ellos presenciaron la víspera del nacimiento de la humanidad en la Tierra. Ellos hicieron elecciones y actuaron de forma que más tarde vinieron a causarles un profundo arrepentimiento. A menudo vinieron a la Tierra. Son almas antiguas, y aunque muchas hoy son jóvenes, están dotadas de mucha sabiduría y decidieron volver aquí y ahora para reparar sus decisiones anteriores y ayudar a sus familias espirituales y la humanidad en su ascenso.

 

Las principales características de los trabajadores de luz son:

 

1 – Al principio de sus vidas, sienten que son diferentes. Casi siempre, se sienten aislados de los demás, solitarios e incomprendidos. A menudo se vuelven individualistas y tienen que encontrar sus propios caminos en la vida;

 


2 – Tienen problemas para sentir como en casa en los trabajos tradicionales y / o estructuras administrativas. Los Trabajadores de la Luz son naturalmente anti-autoritarios, lo que significa que resisten naturalmente a las decisiones o valores basados ​​solamente en poder o jerarquía. Este rasgo de anti-autoritarismo está presente entre los que parecen tímidos y avergonzados. Él está relacionado con la esencia misma de su misión aquí en la Tierra.

 


3 -Se sienten atraídos a la luz y a ayudar a la gente, y muchos optan por estar en esta vida como terapeutas, maestros, entrenadores, etc. Pueden ser psicólogos, curanderos, profesores, enfermeros, coachs, etc. Aunque su profesión no esté directamente relacionada con ayudar a las personas, su intención de contribuir al bienestar de la humanidad está claramente presente. Siempre estarán involucrados en promover el bienestar colectivamente.

 


4 – Su visión de la vida es multicolor en un sentido espiritual de cómo todas las cosas están relacionadas entre sí. Entiende que todo está en conexión. Consciente o inconscientemente, llevan dentro de sí memorias de esferas de luz más elevadas. Pueden, ocasionalmente, extrañarse de esas esferas de luz y sentirse como un extraño en la Tierra.

 


5 – Se mueven en el  honor y respetan profundamente la vida, lo que a menudo se manifiesta como una afición por los animales y la preocupación por el medio ambiente. La destrucción del reino animal o vegetal en la Tierra por la acción del hombre evoca en ellos profundos sentimientos de pérdida y aflicción.

 


6 – Son amables, sensible y comprensivo. Pueden sentirse incómodos al enfrentarse con un comportamiento agresivo y generalmente tienen dificultad para defenderse. Pueden ser soñadores, ingenuos o profundamente idealistas, así como insuficientemente «enraizados», es decir, no tener los pies en la tierra. Como ellos tienen facilidad para captar sentimientos y humores (negativos) de las personas que los rodean, es importante que puedan, regularmente, pasar algún tiempo a solas. Esto les permite distinguir entre sus propios sentimientos y los de los demás. Necesitan momentos de soledad para recuperar su propia base y estar en contacto con la madre Tierra.

 


7 –Vivieron ya muchas vidas en la Tierra, en las que estuvieron profundamente involucrados con la espiritualidad y / o la religión. Estuvieron presentes, en su gran mayoría, en las viejas órdenes religiosas del pasado, como monjes, monjas, ermitas, psíquicos, brujas, chamanes, sacerdotes, sacerdotisas, etc. Los que construyeron un puente entre lo visible y lo invisible, entre el contexto diario de la vida terrestre y los reinos misteriosos del más allá, del Gran Espíritu y de los espíritus del bien y del mal. Por desempeñar este papel, muchas veces ellos fueron degradados y perseguidos.

Muchos de ellos fueron sentenciados a la hoguera debido a los dones que poseían. Los traumas de las persecuciones dejaron profundas huellas en la memoria de sus almas. Esto puede manifestarse actualmente como miedo de estar completamente enraizado, es decir, miedo de estar realmente presente, porque ustedes se acuerdan de haber sido brutalmente atacados por ser quienes eran. Este Miedo bloquea las potencialidades, las habilidades y los dones innatos. Uno de los factores que bloquean el camino de la iluminación para los Trabajadores de la Luz es el hecho de tener una pesada carga kármica, que puede llevarlos a extraviarse por bastante tiempo. Como afirmamos anteriormente, esta carga kármica está relacionada con decisiones que tomaron con respecto a la humanidad en sus etapas iniciales. Fueron decisiones esencialmente irrespetuosas para la vida.

 


 

Todos los Trabajadores de Luz que viven ahora desean corregir algunos de sus errores pasados ​​y recuperar y cuidar de lo que fue destruido a causa de ello.

Cuando los Trabajadores de la Luz completen su camino a través de la carga kármica, es decir, cuando liberen todo tipo de necesidad de poder, comprenderán que son esencialmente seres de luz. Esto permitirá ayudar a otras personas a encontrar su propio camino. Pero primero ellos mismos tienen que pasar por ese proceso, lo que generalmente exige gran determinación y perseverancia a nivel interno. Debido a los valores y juicios inculcados por la sociedad, los cuales van contra los impulsos naturales, muchos Trabajadores de la Luz se perdieron, terminando en estados de desconfianza de sí mismos, auto-negación e incluso depresión y desesperanza. Esto porque no pueden adaptarse al orden establecido y concluyen que debe haber algo terriblemente equivocado con ellos.

Lo que los Trabajadores de la Luz tienen que hacer, en este punto, es dejar de buscar valorización externa y realmente creer en sí mismo y verdaderamente honrar sus inclinaciones naturales y su conocimiento interior, y actuar de acuerdo con su voluntad. Creer en la propia potencialidad es abrir las puertas a una vida con verdadero propósito y más felicidad.

 

Autor: Cinthya Miranda – El Secreto