Saltar al contenido
El Sendero del Chaman

Satori, el retorno a la iluminación

Satori, el retorno a la iluminación

El Satori es simplemente un retorno a la condición original y natural de la mente humana. Satori significa literalmente “comprensión”, un término japonés que describe la iluminación en el budismo ZEN.

Satori, el retorno a la iluminaciónEl despertar espiritual, también conocido como ‘Iluminación budista‘ o Nirvana en sánscrito no es algo que se pueda entender al usar el cerebro. Satori es una experiencia; Es un estado mental. La postura de Zazen (meditación) en sí es Satori, y solo a través de la armonía del cuerpo y la mente, uno puede descubrir la naturaleza de Satori.

El despertar existe en nosotros mucho antes de que nacemos. Los animales son iluminados, están constantemente en su condición original, totalmente inmersos en el presente y conectados al cosmos. Somos nosotros los seres humanos, lo que hemos perdido esta condición original de la conciencia y se nos ha vuelto más complicado retornar.

Para tener verdadera paz interior, los seres humanos debemos recuperar esta condición original de Iluminación. Sin embargo, si te sumerges en el viaje para recuperar el Satori, no te obligues a ti mismo: «Tengo que convertirme en Buda. Tengo que lograr el satori». Esto es una pérdida de tiempo y energía porque esta actitud refuerza la idea errónea de que Satori es algún tipo de objetivo que debe alcanzarse.

Lectura sugerida: Las Cuatro Nobles Verdades

Simplemente vive tu vida diaria normalmente, practica la meditación y deja de lado todo. No intentes demasiado para entender qué es Satori o cómo lograrlo. De nuevo, esto es una pérdida de tiempo. Hay que entender que no hay nada que entender.

Cuando comenzamos a tratar de explicar lo que es Satori, comenzamos a ponerlo en categorías limitantes, diciendo: «Satori es esto, Satori no es eso».  En el Zen, no existen categorías; por que nada puede separarse. El Satori está al alcance de todos en cualquier momento de nuestra vida, solo es necesario tener una actitud abierta, algo que los maestros espirituales nos tratan de ejemplificar con la frase: “LA VIDA NOS HABLA EN SILENCIO”

Solo es necesario confiar, quedarse en silencio y escuchar nuestro propio yo interior, date permiso y déjate guiar por una actitud de entrega y libérate de aquella constante disputa interior con tu propia vida.